El primer ministro del Líbano anunció este lunes la renuncia de su gobierno, al reconocer que la gran explosión que devastó la semana pasada la capital y dejó 158 muertos y unos seis mil heridos fue resultado de una corrupción endémica, que generó una ola de indignación y violentas protestas durante el fin de semana.

REDACCION INTERNAICONAL.- El primer ministro del Líbano anunció este lunes la renuncia de su gobierno, al reconocer que la gran explosión que devastó la semana pasada la capital y dejó 158 muertos y unos seis mil heridos fue resultado de una corrupción endémica, que generó una ola de indignación y violentas protestas durante el fin de semana.