CARACAS, Venezuela.- El ministro venezolano del Interior, Tareck El Aissami, acusó este jueves  a la agencia antidrogas estadounidense (DEA) de "estar al servicio del narcotráfico" y defendió que su país ha "duplicado" las incautaciones de narcóticos desde que se "deslastró" de esa dependencia norteamericana.

"La DEA es un cartel al servicio del narcotráfico", sentenció El Aissami en declaraciones a periodistas, al ser consultado sobre las acusaciones del subsecretario de Estado de EE.UU. para Narcóticos y Seguridad, William Brownfield, sobre la supuesta "explosión" del tráfico de drogas a través de este país suramericano.

"Hemos duplicado las incautaciones y hemos detenido más de 60 jefes importantes de organizaciones dedicadas al tráfico ilícito de drogas", añadió el funcionario, al referirse a los resultados en esta materia desde que el presidente venezolano, Hugo Chávez, "se deslastró", dijo, de la DEA en 2005.

Brownfield advirtió el martes en Miami que "en los últimos cinco, seis años" ha visto una "explosión" del tránsito de droga ilícita por Venezuela hacia el mercado exterior, e indicó que "una de las razones es la falta de colaboración de las instituciones de Venezuela con el resto de la comunidad internacional".

La Cancillería venezolana respondió ayer en un comunicado que esas acusación era "una de sus acostumbradas payasadas mediáticas", en referencia a Brownfield, y "la clase de acusaciones sin fundamento que le valieron el repudio del pueblo venezolano durante su tristemente recordada estadía" en el país.

Previamente el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en una comunicación con la televisión estatal, tildó de "ridículo" a Brownfield, que fue embajador de EE.UU. en Caracas durante tres años hasta 2007.

Además, la Cancillería agregó en el comunicado que "este tipo de agresiones y acusaciones infundadas, constituyen el obstáculo principal para la existencia de relaciones bilaterales normales con los Estados Unidos".

El Aissami puntualizó que este "vocero del imperio" está "acostumbrado a agredir" a Venezuela, e insistió en que Venezuela figura como país libre de cultivos ilícitos y entre las primeras naciones en incautación de narcóticos según el informe mundial de drogas 2011 de las Naciones Unidas