Desde hace aproximadamente una semana, la coalición de bandas armadas G9, liderada por el expolicía Jimmy Cherisier, alias Barbecue, se enfrenta a la coalición de bandas GPEP para ganar nuevos territorios.

Puerto Príncipe.- El área metropolitana de Puerto Príncipe vivió este miércoles una jornada de tensión marcada por la guerra entre las bandas G9 y GPEP que paralizó todas las actividades en gran parte de la ciudad, donde los disparos durante todo el día crearon una situación de pánico.

Los sectores de Lalue, Poste Marchand, Champ de Mars y Rue Lamard estaban paralizados y se pudo ver a la gente correr en todas direcciones. Al parecer, varias personas fueron impactadas por balas perdidas. En las facultades universitarias los estudiantes han recogido balas.

Desde hace aproximadamente una semana, la coalición de bandas armadas G9, liderada por el expolicía Jimmy Cherisier, alias Barbecue, se enfrenta a la coalición de bandas GPEP para ganar nuevos territorios.

Este es un día marcado por la perpetración de múltiples actos de violencia en la región metropolitana, además del fenómeno del secuestro, que continúa.

UNA FACULTAD CIERRA SUS PUERTAS TEMPORALMENTE

La Facultad de Ciencias de la Universidad Estatal de Haití anunció este miércoles la suspensión de las actividades académicas debido al deterioro del clima de seguridad en el país. "En menos de una semana, se han encontrado varios proyectiles perdidos en el patio e incluso en las aulas", dijo un comunicado.

"Se están realizando consultas con el profesorado y el alumnado para estudiar la mejor fórmula para una reanudación lo antes posible", agregó la información. El 11 de julio, un estudiante de la Facultad de Ciencias fue asesinado a tiros en los locales de la institución.

LA CATEDRAL PROVISIONAL SE QUEMÓ

La Arquidiócesis de Puerto Príncipe informó en un comunicado que este miércoles se produjo un incendio "de origen criminal" en la catedral de Puerto Príncipe.

Las autoridades eclesiásticas se percataron del siniestro y solicitaron "inmediatamente" el auxilio de la Policía Nacional y de los bomberos.

Ante la violencia de los disparos de las bandas que están en guerra desde hace días en la parte baja de la ciudad, los bomberos tuvieron que retroceder inicialmente antes de poder llegar a la catedral para extinguir el fuego, dijo la institución católica.

"Según las averiguaciones de los bomberos, los autores rompieron parte de la pared de la fachada del edificio antes de prender fuego a las puertas delanteras y laterales hacia la vista de San Lorenzo", dijo la arquidiócesis.

Las llamas quemaron algunos bancos y también alcanzaron parte del techo y el suelo del templo.