Aseguró que su institución está reforzando la estructura de seguimiento para trabajar con los deportados para su reintegración.

PUERTO PRÍNCIPE.- Haití aseguró este jueves que Estados Unidos ha deportado a 1.314 migrantes de su país de entre aquellos que se encuentran en la frontera de esta última nación con México, situación cuyo más reciente resultado ha sido la dimisión del enviado especial estadounidense para Haití, Daniel Foote.

"Se trata de compatriotas que se encontraban en su mayoría en países como Chile, Brasil y Panamá y que intentaban ingresar a Estados Unidos. Cuando llegaron a la frontera mexicano-estadounidense, lamentablemente iban a pasar varios días bajo el puente", dijo en rueda de prensa el coordinador de la Oficina Nacional de Migración (ONM) haitiana, Negot Bonheur Delva.

"Desgraciadamente, hasta el día de hoy el Estado haitiano no permite que la ONM tenga un presupuesto propio para poder reaccionar", dijo, y añadió que al país llegarán "muchos más" migrantes en los próximos días.

Aseguró que su institución está reforzando la estructura de seguimiento para trabajar con los deportados para su reintegración.

"La Organización Internacional para las Migraciones entrega 10.000 gourdes (moneda local) a los migrantes, además de alimentos y kits de higiene. No es la ONM quien lo hace porque el Estado no desembolsa dinero para ello", dijo Bonheur Delva.

La mayoría de las personas que se encuentran bajo el puente en la localidad de Del Río en Texas (EEUU), son haitianos. Por ello, el país de acogida se ha puesto en contacto con las autoridades estatales haitianas, que están autorizando las deportaciones, agregó.

"La ONM no ha recibido ningún dinero del Estado haitiano en relación con estas deportaciones", dijo, y añadió que el Ministerio de Salud está haciendo pruebas de detección rápida de la covid-19 y que tres migrantes dieron positivo a la enfermedad.

"A través de las estructuras de supervisión de la ONM, trabajaremos junto con el Ministerio de Comercio para ver cómo dar a estas personas actividades generadoras de ingresos", dijo.

El Gran Norte y Artibonite son los departamentos de donde procede la mayoría de los deportados.

Foote presentó su dimisión ante el Departamento de Estado en protesta por el "trato inhumano a los migrantes" haitianos por parte de la Administración estadounidense.

En su carta de dimisión, Foote señaló que no puede seguir vinculado a la decisión "inhumana y contraproducente de deportar a miles de refugiados haitianos".

Y consideró "profundamente errónea" la política que está llevando a cabo el Gobierno del presidente, Joe Biden, con respecto a Haití y ante esta nueva crisis migratoria.