La huelga encabezada por los sindicatos locales y otras organizaciones paralizó buena parte de la vida diaria en Puerto Príncipe. Los conductores de transporte público se quedaron en casa, y las tiendas y escuelas permanecieron cerradas.

HAITÍ .-Dos días después de que 17 integrantes de un grupo de misioneros con sede en Estados Unidos fueran secuestrados por el crimen organizado, miles de trabajadores, molestos por la falta de seguridad en Haiti, realizaron una huelga para protestar, este lunes.

El FBI trabaja en conjunto con las autoridades de Haití para intentar garantizar la liberación de los 12 adultos y cinco menores relacionados con el grupo Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, que desaparecieron el sábado durante un viaje para visitar un orfanato.

La policía de Haití dijo a The Associated Press que el secuestro fue perpetrado por la pandilla 400 Mawozo, un grupo con un largo historial de asesinatos, secuestros y extorsión.

La huelga encabezada por los sindicatos locales y otras organizaciones paralizó buena parte de la vida diaria en Puerto Príncipe. Los conductores de transporte público se quedaron en casa, y las tiendas y escuelas permanecieron cerradas.

Las barricadas de neumáticos incendiados cerraban el paso en algunas calles de la capital y de otras ciudades, como Les Cayes, en el sur del país, y algunas personas arrojaron piedras hacia los conductores que ocasionalmente transitaban por el lugar.

Estados Unidos mediante su departamento de Estado señaló que estaba en contacto frecuente con las autoridades haitianas y seguiría colaborando con ellas y otros aliados.

“El bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es una de las máximas prioridades del Departamento de Estado', subrayó la agencia en un comunicado.

En el grupo de personas secuestradas hay seis mujeres, seis hombres y cinco menores de edad, incluyendo un niño de 2 años. Un letrero en la entrada de las oficinas de la organización en Berlin, Ohio, señalaba que el lugar estaba cerrado debido a la situación de los secuestros, según Christian Aid Ministries.