Esta manifestación tuvo lugar dos días después de que Jimmy Cherisier, alias Barbecue, líder del G9, una agrupación de bandas criminales.

PUERTO PRÍNCIPE.- Decenas de personas se manifestaron este miércoles por las calles de Puerto Príncipe contra la injerencia extranjera en los asuntos políticos del país en un contexto marcado por el asesinato del presidente Jovenel Moise.

La manifestación, convocada por un grupo de organizaciones de la oposición, tuvo lugar al cumplirse 106 años de la ocupación estadounidense a Haití, en 1915, y después de que el Gobierno interino del país caribeño solicitara a EE.UU. asistencia militar para estabilizar a la nación, sumida en una crisis agravada por el asesinado de Moise en su residencia el 7 de julio.

Estados Unidos asegura que no se plantea enviar tropas a Haití, pero sí ha enviado agentes del FBI para ayudar en la investigación sobre el magnicidio.

La protesta comenzó en la Plaza de Constitución en Champs de Mars y terminó, sin mayores inconvenientes, frente a la embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe.

A lo largo del recorrido, los manifestantes también exigieron justicia para las 15 personas que murieron el mes pasado a manos de policías en un tiroteo en el sector Delmas 32, en represalia por el asesinato de un agente.

Esta manifestación tuvo lugar dos días después de que Jimmy Cherisier, alias Barbecue, líder del G9, una agrupación de bandas criminales, reuniera a cientos de personas en un barrio de la capital para honrar a Moise.

La marcha terminó sin incidentes en una zona situada a menos de un kilómetro de una comisaría de la Policía que dice estar buscando activamente al poderoso jefe de la banda, acusado de masacres de civiles.

Moise, de 53 años, fue asesinado durante un ataque de al menos 26 mercenarios, en su mayoría colombianos, que entraron en su casa privada en Haití, y fue sepultado el pasado viernes en medio de actos de violencia.

Por el momento, 26 personas han sido arrestadas, incluyendo 18 colombianos, en su mayoría militares retirados, así como 2 policías haitianos y 6 civiles, algunos de ellos con doble nacionalidad estadounidense.

Al menos 10 sospechosos están prófugos, entre ellos 5 colombianos y otros 5 haitianos, estos últimos acusados de participar en la planificación.

La esposa de Moise, que también fue herida en el ataque a la residencia, situada en el sector de Pelerin, en Puerto Príncipe, fue tratada en un hospital del sur de Florida y regresó a su país días después.