“Hemos reducido el número de vehículos para proteger la vida de los usuarios de la RN4 y pedimos a los conductores que respeten estas normativas, pues son por su propia seguridad”, dijo el comandante general responsable de esta zona, Joseph Mugisa Muleki, a medios locales este martes.

Kinshasa.- Un total de 26 cadáveres fueron hallados hoy en la provincia de Ituri, en el noreste de la República Democrática del Congo (RDC), cerca de la carretera donde presuntos rebeldes de las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) atacaron a dos autobuses este sábado, confirmaron a Efe activistas locales.

“En el ataque, los rebeldes incendiaron los autobuses y mataron a varios pasajeros, mientras que se llevaron a otros a una zona boscosa”, dijo a Efe el líder de la sociedad civil de esta área, Buisa Delvaux.

El ataque tuvo lugar en la carretera nacional 4 (RN4, por sus siglas en francés) entre las localidades de Beni y Komanda.

Según declaró a Efe el funcionario local Njiamoja Sabiti, entre los fallecidos, descubiertos en una zona boscosa en la comuna de Erengeti, se encuentran varios niños y la Cruz Roja está desplegada en la zona para trasladar los cadáveres a un hospital cercano.

A principios de noviembre, las autoridades congoleñas cerraron temporalmente un tramo de la RN4 debido a la presencia de grupos rebeldes y unas obras en curso, dejando más de 300 vehículos bloqueados.

En la actualidad, por motivos de seguridad, el Ejército solamente permite la circulación de 40 vehículos diarios en este tramo, y además deben ser escoltados por militares.

“Hemos reducido el número de vehículos para proteger la vida de los usuarios de la RN4 y pedimos a los conductores que respeten estas normativas, pues son por su propia seguridad”, dijo el comandante general responsable de esta zona, Joseph Mugisa Muleki, a medios locales este martes.

Durante meses, presuntos rebeldes de las ADF han tendido numerosas emboscadas contra los civiles que circulaban por las carreteras de las provincias de Ituri y Kivu del Norte, causando decenas de muertos y vehículos incendiados.

Las ADF son un grupo rebelde de origen ugandés, pero actualmente operan en el noreste de la vecina RDC.

Sus objetivos son difusos más allá de una posible conexión con la organización terrorista Estado Islámico (EI), que en ocasiones se responsabiliza de sus ataques.

Sin embargo, en junio pasado, el Grupo de Expertos en RDC de las Naciones Unidas afirmó que todavía no había encontrado pruebas de un apoyo directo del grupo yihadista a las ADF.

Desde 1998, el este de la RDC está sumido en un conflicto alimentado por las milicias rebeldes y los ataques de soldados del Ejército, pese a la presencia de la misión de paz de la ONU (MONUSCO), que tiene desplegados más de 14.000 efectivos.

La ausencia de alternativas y métodos de subsistencia estables han empujado a miles de congoleños a tomar las armas y, según la herramienta de seguimiento de seguridad Kivu Security Tracker, esta región ahora es el campo de batalla de al menos 122 grupos rebeldes.