El municipio paceño anunció que asumirá acciones técnicas, administrativas y legales para que la empresa se haga cargo de resarcir a las familias de los obreros fallecidos y del herido.

La Paz.- La Alcaldía de la ciudad boliviana de La Paz informó este viernes sobre el rescate de los cuerpos de dos trabajadores que habían quedado sepultados tras un derrumbe ocurrido en una construcción privada que no contaba con autorización del municipio paceño.

Los fallecidos fueron identificados como Ronald Eduardo Sarco Mendoza, un obrero de 27 años, y Luis Mamani Conde de 51, que era el portero de la obra, detalló el municipio paceño en una nota de prensa.

El derrumbe ocurrió en la víspera en la residencial zona sur paceña, donde un talud cayó sobre un edificio que se construía pegado a un cerro.

El jueves se logró rescatar con vida a dos obreros, uno de ellos gravemente herido, y en esta jornada los bomberos, policías y personal del municipio continuaron la búsqueda de las otras dos personas que quedaron sepultadas.

El alcalde de La Paz, Iván Arias, destacó la labor que hicieron los rescatistas y aseguró estar "muy dolido por esta tragedia”, según el boletín de prensa.

La autoridad reiteró la denuncia de que municipios vecinos autorizan construcciones ilegales en territorio de La Paz, como ocurrió en este caso.

La constructora privada encargada de la obra tenía sus planos aprobados en el municipio vecino de Palca, pese a que el terreno de la construcción es jurisdicción paceña, según información de la Alcaldía.

La firma privada fue notificada en dos ocasiones para detener la construcción, pero los trabajos continuaron en un terreno inestable, según la entidad.

El municipio paceño anunció que asumirá acciones técnicas, administrativas y legales para que la empresa se haga cargo de resarcir a las familias de los obreros fallecidos y del herido.

La Paz está asentada en un conjunto de barrancos inestables del altiplano andino, con más de 300 ríos subterráneos y barrios situados entre los 3,300 y los 4,000 metros sobre el nivel del mar.

Los deslizamientos de terrenos y desplomes de viviendas son una constante en esta ciudad, sobre todo a inicios de año cuando se produce la temporada de lluvias, a lo que se suman las construcciones ilegales en suelos inestables