Cuando la niña desapareció el 13 de julio del 2019, que entonces tenía cuatro años, las autoridades sospechaban que había sido secuestrada por sus padres, Kimberly Cooper y Kirk Shultis.

NUEVA YORK.- Una niña dada por desaparecida hace dos años en el condado de Tompkins, al norte de Nueva York, fue encontrada a salvo, escondida en un cubículo en la caja de la escalera de la vivienda de sus padres biológicos, que habían perdido su custodia, informaron este martes medios locales.

La policía del estado de Nueva York recibió una llamada de que la niña, que ha sido identificada como Paislee Shultis, estaba en un lugar oculto en una residencia en Saugerties, a unas 160 millas al oeste de la villa de Cayuda Heights (condado de Tompkins) de donde desapareció, tras lo cual obtuvieron una orden de allanamiento, que efectuaron este luens.

Cuando la niña desapareció el 13 de julio del 2019, que entonces tenía cuatro años, las autoridades sospechaban que había sido secuestrada por sus padres, Kimberly Cooper y Kirk Shultis.

También han indicado que la niña es objeto de una batalla familiar por su custodia.

Cuando la policía llegó a la residencia el lunes en la noche, el dueño de la propiedad en la localidad de Saugerties, aseguró que no había visto a la menor desde que fue reportada desaparecida.

Tras una hora de búsqueda de la niña, ahora de seis años, ésta fue hallada junto a su madre, Kimberly Cooper en un cubículo "pequeño, frío y húmedo" debajo de la escalera que conduce al sótano de la casa.

El detective Erik Thiele notó que algo parecía extraño en la escalera y vio una manta después de encender una luz entre los escalones. Fue entonces cuando forzaron con una herramienta para remover varios de los escalones de madera y vieron los pequeños pies.

Al removerlos todos, encontraron a la niña con su madre, que fue examinada por paramédicos que determinaron que está en buena condición de salud y fue entregada a la persona que tiene su custodia.

La policía había acudido a la dirección donde fue hallada la menor en numerosas ocasiones pero se les había limitado el acceso a la residencia, que está rodeada por varias cámaras de vigilancia, lo que le permitía saber a sus habitantes si alguien se acercaba a la casa.

Kimberly Cooper, Kirk Shultis así como el abuelo de la niña, del mismo nombre, fueron arrestados acusados de los delitos de interferir con la custodia de la pequeña y poner en peligro a un menor.