Bogotá.- Las autoridades colombianas hallaron los cadáveres de dos infantes de marina luego de que las FARC activaran un explosivo a orillas del río Putumayo (sur), que dejó otros cuatro militares heridos y tres más desaparecidos, informaron este martes fuentes oficiales.

Un boletín de la Armada Nacional indica que los cuerpos de los dos infantes, que llevaban en la institución nueve años y cinco meses, respectivamente, fueron encontrados en cercanías de la localidad de Piñuña Negro, que pertenece al municipio de Puerto Leguízamo, en el selvático Putumayo, cuando integrantes de la Fuerza desembarcaron en esa zona fronteriza con Ecuador.

Dos de los cuatro militares heridos, fueron trasladados al Hospital Militar Central, en la ciudad de Bogotá, mientras los otros dos se recuperan en el Hospital de Puerto Asís, la capital departamental.

"Las cargas son sembradas habitualmente a orillas de los ríos de la región por terroristas del frente 48 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que esperan a las unidades militares para activarlas", dijeron a Efe fuentes del Comando de la Fuerza Naval del Sur desde la sede de esa unidad en Puerto Leguízamo.

El Comando de la Armada consideró que esa acción "representa una grave violación a los principios del Derecho Internacional Humanitario, los derechos humanos y la Convención de Ottawa" por el uso de minas antipersonales prohibidas