Ambos tenían problemas de salud y no se habían vacunado, comentó su hijo Jonathan Walker, de 42 años. Dijo que su padre tuvo problemas renales y otros problemas de salud en el pasado y que recientemente le habían amputado parte del pie debido a complicaciones de la diabetes.

Redacción.- Bob y Sue Walker fueron inseparables durante más de 44 años de matrimonio. Ambos murieron por covid19 durante las vacaciones, mientras permanecían manteniendo la distancia en pisos separados en un hospital de Arizona.

"Eran verdaderamente una pareja. Nada podía interponerse entre ellos", dijo a CNN su hija Stephanie Walker, de 40 años. "Y, desafortunadamente, el covid se los llevó a ambos con una diferencia de 46 horas entre sí".

La pareja descubrió que tenía covid19 justo antes del Día de Acción de Gracias. Sue se hizo la prueba en el hospital mientras recibía tratamiento para lo que pensaban que era un brote de EPOC y Bob se hizo una prueba casera cuando su esposa dio positivo. Murieron unos días después en un hospital del área de Phoenix: Sue el 30 de noviembre y Bob el 2 de diciembre.

Ambos tenían problemas de salud y no se habían vacunado, comentó su hijo Jonathan Walker, de 42 años. Dijo que su padre tuvo problemas renales y otros problemas de salud en el pasado y que recientemente le habían amputado parte del pie debido a complicaciones de la diabetes.

Jonathan dijo que su papá tuvo que usar un ventilador debido a su condición, pero su mamá parecía estar mejorando: podía moverse, caminar hasta el baño. Pudo hablar, saludar con la mano y hacer la seña de 'Te amo' con la mano en un video que los hermanos tomaron tan solo 24 horas antes de su fallecimiento.

Los hermanos hicieron una video llamada entre sus padres, para que ambos pudieran verse. Dijo que su mamá se quedó mirando el teléfono como si estuviera en trance cuando vio a su papá por primera vez.

"Luego se despertó y dijo: 'Amigo, tienes que ponerte mejor. Tenemos que irnos a casa para Navidad, amigo'", dijo. "Realmente creo que en ese momento el corazón de mi mamá se rompió".

Su estado se deterioró y murió al día siguiente. Charissa dijo que llegó a tiempo para tomar su mano al morir. "Mi corazón se rompió en mil millones de pedazos, pero estaba feliz de poder estar allí con ella", expresó.