Jason Harris fue acusado de asesinato y otros cargos en 2019, pero antes de que pasara, llegó a cobrar 120.000 dólares por concepto de seguros de vida por la muerte de su cónyuge.

REDACCIÓN.- Un hombre se enfrenta a ser condenado a cadena perpetua tras ser declarado culpable por el asesinato de su mujer, en el estado de Míchigan, Estados Unidos.

El procesado identificado como Jason T. Harris fue acusado de envenenar los cereales de Christina Ann-Thompson Harris con una dosis letal de heroína en su casa ubicada en la ciudad de Davison, en el condado de Genesee.

En el 2014, el médico forense Brian Hunter había clasificado la muerte de Christina como una sobredosis accidental, sin embargo, los familiares de la mujer insistieron en que ella no consumía drogas.

Tras unos años, los investigadores sospecharon que podría tratarse de un plan de asesinato orquestado por su esposo y en agosto de 2019 la causa de su fallecimiento fue cambiada a homicidio, siendo la leche materna congelada el factor principal que determinó este cambio, informan los medios locales.

En el momento de su muerte, Harris llevaba ocho meses de posparto y cuando se recolectaron muestras de la leche materna congelada de diferentes meses, los expertos no hallaron en ella ninguna presencia de drogas.

Asimismo, se detectó que las muestras de sangre de Christina Harris dieron positivo en opiáceos, pero nuevamente no se hallaron sus restos en las muestras de leche.

Jason Harris fue acusado de asesinato y otros cargos en 2019, pero antes de que pasara, llegó a cobrar 120.000 dólares por concepto de seguros de vida por la muerte de su cónyuge.

Actualmente, el sujeto permanece detenido en la cárcel del condado de Genesee y se espera que sea sentenciado el próximo 10 de diciembre.