KIEV.- Ocho destacamentos de los guardafronteras ucranianos en Crimea están bloqueados por hombres armados, aunque ninguno de sus efectivos ha abandonado su puesto, informó hoy el jefe adjunto del Servicio de Guardafronteras de Ucrania (SGU), Pável Shisholin.

Denunció que en el puerto de Kerch, que conecta la república autónoma ucraniana con Rusia, los guardafronteras trabajan "rodeados por más de un centenar de hombres armados".

"Los guardafronteras siguen resistiendo ante los militares de la Flota del Mar Negro rusa, de las tropas de asalto y servicios especiales, que bloquean los puestos de vigilancia de la frontera de Ucrania en Crimea", señala un comunicado del SGU.

Al mismo tiempo, los guardafronteras han reforzado el control de la frontera terrestre con Rusia en el este de Ucrania "para no permitir la entrada de todos los terroristas rusos que exaltan a la sociedad ucraniana en las regiones orientales" del país, dijo Shisholin.

En el sur, en el istmo que une Crimea con el resto de Ucrania, el SGU ha reforzado con tres puestos el control del tráfico entre estos territorios. E