Todos los migrantes permanecen retenidos en una oficina del Instituto Nacional de Migración, donde las autoridades coordinarán su retorno a sus países. Las autoridades hondureñas han intensificado las acciones operativas en zonas fronterizas, para "combatir y contrarrestar la trata da personas y los delitos conexos".

Tegucigalpa.- Un total de 59 migrantes provenientes de Cuba y Nicaragua fueron retenidos este viernes en el departamento de El Paraíso, en el oriente de Honduras, así como cuatro presuntos traficantes de personas que los acompañaban, informó una fuente oficial.

La detención, según un comunicado de la Policía hondureña, se produjo en el municipio de Trojes, fronterizo con Nicaragua, cuando los inmigrantes viajaban en al menos cuatro vehículos conducidos por los presuntos traficantes, también conocidos como "coyotes".

Los hondureños detenidos fueron puestos a disposición judicial y serán acusados por los delitos de “tráfico ilícito de personas", añadió.

Los hombres fueron capturados por agentes de la Unidad Transnacional de Investigación Criminal de la Dirección Policial de Investigaciones, en coordinación con el Grupo de Operaciones Especiales Tácticas (GOET).

La Policía señaló que los hondureños trasladaban a los cubanos y nicaragüenses desde Trojes hacia la frontera con Guatemala para seguir en ruta hacia Estados Unidos.

A los hondureños detenidos se les decomisó dinero en efectivo, cuatro teléfonos móviles y cuatro vehículos, según el informe policial.

Todos los migrantes permanecen retenidos en una oficina del Instituto Nacional de Migración, donde las autoridades coordinarán su retorno a sus países. Las autoridades hondureñas han intensificado las acciones operativas en zonas fronterizas, para "combatir y contrarrestar la trata da personas y los delitos conexos".

El país centroamericano se ha convertido en las últimas décadas en un punto de tránsito de migrantes, especialmente de cubanos y africanos, que atraviesan los países de Centroamérica para llegar a Estados Unidos.

Más de 3,000 inmigrantes irregulares, en su mayoría cubanos, fueron detenidos en Honduras el año pasado por ingresar de manera ilegal, algunos de ellos con la intención de llegar a Estados Unidos, según cifras del Instituto Nacional de Migración (INM).

El Gobierno de Honduras ha habilitado en diferentes puntos del país cuatro centros para atender a los migrantes detenidos por haber ingresado de manera irregular al país, por "puntos ciegos".