Tanto el perihelio como el afelio se producen porque las órbitas de los planetas, también el de la Tierra, no son perfectamente circulares, sino que tienen forma elíptica, lo que hace que el Sol no sea exactamente el punto central del Sistema Solar. 

Redacción Internacional.- Este martes 4 de enero de 2022 se ha producido un evento astronómico que se conoce como perihelio, es decir, el día del año en el que la Tierra se encuentra más cerca del Sol.

Concretamente, esta máxima aproximación de nuestro planeta a la estrella se ha dado a las 05:00 horas (EST), es decir, a las 11,00 horas (GMT), tal y como informan desde la NASA.

Este evento se produce todos los años por estas fechas, mientras que el afelio, cuando la Tierra está lo más alejada del Sol, se produce en el mes de julio. Sin embargo, esto nada tiene que ver con las temperaturas: "Aunque la luz solar que cae sobre la Tierra será un poco más intensa hoy que en julio, el invierno continuará sin cesar", explican también desde la NASA. 

Tanto el perihelio como el afelio se producen porque las órbitas de los planetas, también el de la Tierra, no son perfectamente circulares, sino que tienen forma elíptica, lo que hace que el Sol no sea exactamente el punto central del Sistema Solar.

De este modo, todos los años, en el movimiento habitual de la Tierra habrá un punto en el que esta esté más cerca del Sol y, por el contrario, otro punto en el que esté más alejada que el resto de los días del año.

Además, hay que saber que el perihelio también hace que este 4 de enero se dé la velocidad orbital máxima de la Tierra, acelerando 3,420 kilómetros por hora sobre la media.