En las últimas dos semanas, la coalición árabe ha afirmado haber abatido a más de 1.530 insurgentes, a los que acusa de lanzar cohetes y drones contra su territorio.

Saná.- Los rebeldes hutíes del Yemen aseguraron hoy haber matado y herido a más de 35 saudíes con cinco misiles balísticos lanzados contra instalaciones militares en Yizan, en el sur de Arabia Saudí, informó el portavoz militar de los insurgentes yemeníes, Yahya Sarea.

El portavoz dijo en Twitter que el ataque fue perpetrado el miércoles con "cinco misiles balísticos" que impactaron contra el cuartel general de Yizan y almacenes de armas.

"Esta operación causó la muerte y lesiones a más de 35 saudíes, entre ellos oficiales y dos pilotos de helicópteros Apache", señaló Sarea.

Añadió que esta acción se produjo a modo de "respuesta a los crímenes" de la coalición árabe liderada por Arabia Saudí, que interviene en el Yemen desde 2015 en contra de los hutíes y para restablecer el Gobierno internacionalmente reconocido del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, exiliado en Riad.

Asimismo, indicó que, si Arabia Saudí continúa su campaña de bombardeos contra posiciones de los insurgentes en el Yemen, "las consecuencias serán espantosas" y "los ataques serán dolorosos e insoportables", amenazó.

El anuncio se produce en el mismo día que los hutíes han reconocido que al menos tres de sus miembros murieron hoy en un bombardeo de la coalición, en el primer ataque de envergadura contra sus posiciones en Saná desde el pasado marzo, informó la televisión afiliada a ese grupo, Al Masira.

En las últimas dos semanas, la coalición árabe ha afirmado haber abatido a más de 1.530 insurgentes, a los que acusa de lanzar cohetes y drones contra su territorio.

Esta alianza ha intensificado también sus ataques aéreos contra los hutíes en varias zonas del país, principalmente la provincia de Marib, el principal frente de batalla y último bastión del Ejecutivo en el norte del país y que los combatientes chiíes tratan de conquistar desde principios de año.