TEGUCIGALPA.- La Iglesia católica pidió hoy a las autoridades hondureñas y la sociedad civil que unan esfuerzos para combatir la violencia y la impunidad que prevalece en el país, donde este año se registra un promedio de 14 muertes diarias.

"Hay que trabajar y unir esfuerzos entre los poderes del Estado y el pueblo para que impere la justicia, el respeto a la vida de las personas, especialmente de los pobres y excluidos", subrayó el vicario de la catedral de Tegucigalpa, Carlos Rubio.

En su mensaje durante la homilía dominical, Rubio destacó que los hondureños deben "denunciar el mal, las injusticias, la corrupción, la impunidad y poner justicia para que no siga el imperio de la impunidad".

Añadió que la impunidad es "una seria amenaza a la paz social y a la solidez de las instituciones y para el Estado de derecho".

Rubio también abogó porque los hondureños detengan "la venganza" para "romper la espiral de la violencia" que afecta al país centroamericano, donde a diario se registra un promedio de 14 muertes este año.

La violencia en Honduras dejó 6.427 homicidios en 2013, 745 menos a los de 2012, cuando se registraron 7.172, según cifras de la Policía Nacional