Algunas carreteras han sido cortadas al tráfico y como precaución se ha interrumpido el suministro de gas en algunas zonas. En otras, ha habido cortes eléctricos.

Atenas.- El gran incendio declarado este martes en el extrarradio de Atenas continúa descontrolado y rodea todo el monte Penteli, y ya ha arrasado al menos una decena de casas y ha causado una treintena de heridos, mientras los bomberos luchan por evitar su avance hacia el cordón urbano en medio de vientos racheados que superan los 100 kilómetros por hora.

Protección Civil ha organizado en cooperación con la policía evacuaciones de ciudadanos en una zona que afecta a 90.000 personas, y se ha establecido un dispositivo de alojamiento gratuito para los damnificados, informó el portavoz del cuerpo de Bomberos, Yannis Artopiós.

A la zona se han desplegado 10 ambulancias, que han trasladado a 30 personas al hospital por problemas respiratorios y heridas leves, entre los que se incluyen tres bomberos, pero también tres ciudadanos con quemaduras de diversa consideración.

El fuego tiene un gran frente activo en las áreas orientales de Dioni y Dasamari, mientras que la condición de los flancos noreste, norte y noroeste del incendio continúa mejorando y actualmente no hay un frente activo en la zona, si bien hay mas de una decena de focos dispersos.

El municipio mas afectado es Drafi donde, según el alcalde de la comarca, Evánguelos Burnús, han ardido al menos diez casas, si bien la situación actual no permite todavía dar una imagen precisa.

Además, los medios locales están reportando que las llamas han alcanzado más viviendas en zonas del sur y el oeste, en las pedanías de Anthusa y Palini.

Hasta el momento han sido evacuadas cuatro aldeas, entre ellas Drafi, situada a unos 20 kilómetros al noreste del centro de Atenas, así como un hospital infantil y varias residencias para mayores.

Por ahora no se han registrado víctimas directas del incendio, pero según el portavoz de Bomberos, un hombre de 84 años fue hallado muerto den su casa de un disparo "posiblemente autoinfligido" en el municipio de Anthusa. Según apuntan los medios locales podría tratarse de un suicidio, pues su casa había ardido ya tres veces.

El portavoz del cuerpo de Bomberos señaló que actualmente hay desplegados 485 bomberos, con 120 medios terrestres y 9 aéreos -5 aviones y 4 helicópteros, uno de ellos para la coordinación aérea-, mientras que se han movilizado otras 4 aeronaves y 3 helicópteros.

Además asisten efectivos del ejército, del servicio forestal y de la policía, principalmente para facilitar el tránsito seguro de los ciudadanos, su traslado a lugar seguro y la protección de su propiedad, añadió el portavoz.

El Ministerio de Crisis Climática y Protección Civil ha recomendado a las familias que no lleven hoy a sus hijos a hacer actividades de recreo, como campamentos de verano, en toda la zona más amplia del noreste de la región capitalina de Ática.

Algunas carreteras han sido cortadas al tráfico y como precaución se ha interrumpido el suministro de gas en algunas zonas. En otras, ha habido cortes eléctricos.

El portavoz de Bomberos recalcó que la máxima prioridad en estos momentos es proteger vidas humanas, el tejido urbano ubicado dentro del perímetro del incendio, pero también la infraestructura pública de vital importancia y la propiedad privada de los ciudadanos.

En cuanto a las condiciones meteorológicas, el director de Investigación del Observatorio Nacional de Atenas, Kostas Laguvardos, señaló en declaraciones a CNN Grecia que las rachas de viento superaron los 100 kilómetros por hora y los vientos del norte en la se intensificaron notablemente desde la madrugada.

Según Laguverdos, se espera un debilitamiento a partir de la tarde.

El incendio de Penteli evoca la tragedia vivida hace un año cuando todo el norte de Atenas, pero también la Península del Peloponeso y la isla de Eubea vivieron los peores incendios de las últimas décadas, que destruyeron decenas de miles de hectáreas, en medio de una intensa ola de calor.

Actualmente, hay otros incendios en el país, si bien hasta ahora no ha habido mayor destrucción de viviendas como está ocurriendo en la región capitalina.