La situación más grave se da en los municipios de San Luca, Cardeto, Roghudi, Roccaforte del Greco, Mammola, Gioiosa Jonica, Grotteria, San Giovanni di Gerace, Caulonia y Cittanova, y algunos centros han sido evacuados y varias casas rurales han quedado totalmente calcinadas.

Roma.- Los incendios no dan tregua al sur de Italia, sobre todo en Sicilia y en Calabria, y en esta última región más de 11.000 hectáreas han ardido en los últimos días y a la zona se ha trasladado el jefe de la Protección civil italiana, Fabrizio Curcio, para analizar la situación.

En las últimas 24 horas los bomberos han tenido que realizar 528 intervenciones para apagar las llamas en las dos regiones y están llegando tres Canadair desde Francia, que habían participado en las labores para apagar los incendios en los últimos días en Grecia y se esperan otras dos avionetas desde Argelia, a través del mecanismo europeo de Protección Civil.

El jefe de la Protección Civil presidió hoy una reunión del Centro de Coordinación de Rescate dedicada a la emergencia por los incendios en Reggio Calabria, y sobre todo en la zona del Astromonte, donde afirmó se han quemado cerca 11.000 hectáreas en los últimos días.

La situación más grave se da en los municipios de San Luca, Cardeto, Roghudi, Roccaforte del Greco, Mammola, Gioiosa Jonica, Grotteria, San Giovanni di Gerace, Caulonia y Cittanova, y algunos centros han sido evacuados y varias casas rurales han quedado totalmente calcinadas.

En Calabria los incendios ya ha matado a cuatro personas y quemando cientos de hectáreas de olivares y huertas, matando a miles de animales, y por ello el alcalde de Reggio Calabria, Giuseppe Falcomatà, instó al primer ministro, Mario Draghi, a ir a Calabria el 15 de agosto para "verificar el desastroso estado del territorio acosado por los incendios".

Falcomatà explicó que ha recibido una llamada de Draghi "asegurando el pleno apoyo a nuestra comunidad y a toda Calabria" y que habrá "ayudas para las comunidades afectadas por los incendios, un plan extraordinario para asegurar el territorio y la reforestación de las áreas verdes destruidas".

Por el momento, se ha declarado el estado de movilización nacional para ayudar a Calabria, pero Curcio también explicó que se están ocupando de la situación en Sicilia y Cerdeña y otras regiones.

"Estamos viendo alguna mejora en los incendios, que siempre hay que tomar con extrema precaución. Las temperaturas no nos ayudan. Las solicitudes, por el momento, parecen ser, en lo que respecta a la región de Calabria, manejables y cubiertas. Tenemos solicitudes de otras regiones, como Basilicata, de Lazio", explicó Curcio.

En Sicilia, anoche estallaron nuevos incendios en la provincia de Palermo en las montañas de la zona de las Madonie y en las localidades de Polizzi Generosa, Castellana Sicula y Geraci, donde han tenido que ser desalojadas varias casas.

En Linguaglossa, en la provincia de Catania, una zona boscosa cercana al parque Etna fue devorada por el fuego, mientras que en Pergusa, en la provincia de Enna, las llamas han llegado a la reserva natural.

También se declaró un incendio que ha destruido 45 hectáreas en la carretera de la costa adriática que conecta Porto Badisco con Santa Cesarea Terme, en la zona más turística de Apulia, y las tareas para extinguirlo duraron casi diez horas, pero se pudo impedir que las llamas llegaran a las casas cercanas a la zona boscosa.

Otro gran incendio ha estado afectando la reserva natural de Monte Catillo en Tivoli, a unos 30 kilómetros de Roma, y las llamas llegaron cerca del centro habitado y unas 25 familias tuvieron que ser evacuadas, así como otras 30 personas, residentes de una comunidad católica para familias necesitadas.

Hoy se registrarán máximas de 37 grados en Roma y de 40 en Florencia (Toscana, norte), mientras que mañana Ferrara y Bolonia (Emilia-Romaña, norte) llegarán a los 40 grados, y Milán (Lombardía, norte), acostumbrada a temperaturas más bajas, a los 35.