Las lluvias de Grace llegan como un nuevo castigo al sur de Haití, la zona que fue fuertemente golpeada por el sismo del sábado.

Puerto Príncipe.- Las lluvias generadas por el paso de la depresión tropical Grace sobre el territorio de Haití hace más alarmante la situación que ya era devastadora luego del sismo de magnitud 7,2 que sacudió al vecino país la mañana del sábado.

Cuando Haití apenas empieza a cuantificar sus pérdidas humanas y económicas tras el devastador terremoto, un nuevo enemigo amenaza con empeorar su situación.

Las lluvias de Grace llegan como un nuevo castigo al sur de Haití, la zona que fue fuertemente golpeada por el sismo.

Las torrenciales lluvias, inundaciones y corrimientos de tierra dificultan los trabajos de rescate y recuperación, además las condiciones climáticas limitan la llegada de la aclamada ayuda por aire, mar y tierra.

Además, el drama de los haitianos aumentó cuando los vientos y las lluvias de la depresión tropical Grace amenazan con arrastrar las lonas que sirven de techo a los refugios improvisados para aquellos que se han quedado sin hogar.

Según el boletín de El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos de las 20.00 hora local (00.00 GMT) que Grace se hallaba a 60 millas (95 kilómetros) al suroeste de la capital haitiana, Puerto Príncipe, donde, al igual que en el país, hay riesgo aún de inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra.

Por otro lado, se espera que el centro de Grace continúe moviéndose cerca o sobre la península del tiburón, en Haití, para luego seguir el martes entre Jamaica y el sureste de Cuba y las Islas Caimán por la noche y alcanzar la península del Yucatán durante todo el miércoles, señalaron los meteorólogos.