NUEVA YORK, EE.UU.- Los fraudes más frecuentes en el estado de Nueva York el año pasado fueron los relacionados con internet y los relativos al crédito y cobro de deudas, por delante de los de alquiler, compra o reparación de vehículos, según datos publicados este lunes con motivo de la Semana Nacional de Protección al Consumidor.

El fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, dio a conocer hoy las estafas más denunciadas por los neoyorquinos, lo que le permitió afirmar que "la escena del crimen del siglo XXI es internet" y que "no sólo es importante que los consumidores conozcan sus derechos, sino también cómo contraatacar".

Internet fue el ámbito que más denuncias suscitó, con 4.006, por causas como la vulneración de la privacidad, los fraudes al consumidor y los programas espía, por lo que Schneiderman recomendó a los usuarios comprobar que las páginas web visitadas son seguras antes de proporcionar cualquier información financiera.

En concreto, el fiscal recomendó en un comunicado de prensa a los usuarios que revisen que las direcciones del sitio web comienzan con "http" y que exhiben un símbolo de un candado.

Con 3.838 denuncias, el segundo tipo de quejas más comunes fueron las relacionadas con el crédito, sobre todo por el cobro de deudas, ante lo que Schneiderman aconsejó que el consumidor se asegure de que los cobradores no proporcionan información falsa, como decir que son representantes de una agencia del gobierno.

La compra, el arrendamiento o la reparación de automóviles fue la tercera razón más frecuente de denuncia, por lo que el fiscal general recordó que este ámbito está protegido por la ley de arrendamiento más restrictiva de EE.UU., que permite al consumidor buscar mejores ofertas y poner límites a la terminación anticipada.

Otros motivos comunes de queja fueron los relativos a los servicios al consumidor, los de caseros e inquilinos, hipotecas, ventas al detalle, reparación o construcción de viviendas, pedidos por correo y las telecomunicaciones.

Schneiderman exhortó a los neoyorquinos a seguir denunciando los fraudes a través de la página web o el teléfono de la Oficina del Fiscal General