Las autoridades federales de Estados Unidos investigan tres apagones indeseados ocurridos en las últimas semanas en Turkey Point, un reactor nuclear ubicado en el sur de Miami-Dade operado por la empresa eléctrica Florida Power & Light (FPL).

MIAMI.- Las autoridades federales de Estados Unidos investigan tres apagones indeseados ocurridos en las últimas semanas en Turkey Point, un reactor nuclear ubicado en el sur de Miami-Dade operado por la empresa eléctrica Florida Power & Light (FPL).


Peter Robbins, portavoz de NextEra Energy, la empresa matriz de FPL, detalló que los sistemas de seguridad de la planta nuclear respondieron en cuestión de segundos, según lo diseñado, al apagarse el reactor.


La Comisión Reguladora Nuclear (NRC) de EE.UU. anunció este lunes una inspección a Turkey Point, que está situada en Florida City y a orillas de la Bahía Vizcaína, como lo está también Miami, de la que dista 32 kilómetros.


Los tres apagones de la central, que posee dos reactores gemelos de agua a presión, ocurrieron entre el 17 y el 20 de agosto pasado, detalló la NRC.


"En los tres casos, el reactor se apagó en cuestión de segundos y todos los sistemas de seguridad respondieron según lo diseñado", precisó Robbins.


La agencia federal señaló que en el primero de lo apagones los operadores dispararon manualmente el reactor en respuesta al aumento de los niveles de agua del generador de vapor.


Entretanto, el 19 de agosto, el sistema de protección del reactor de la planta disparó automáticamente al mismo durante el arranque, cuando un instrumento detectó una actividad de neutrones más alta de lo esperado en el núcleo del reactor.


Un día después, los operadores activaron manualmente el reactor en respuesta a la pérdida de la bomba de agua de alimentación del generador de vapor en funcionamiento, indica la NRC.


NextEra Energy suministra energía a más de cinco millones de clientes en Florida.


La inspección de NRC durará aproximadamente una semana, y se espera que se emita un informe que documente los resultados dentro de los 45 días posteriores a la finalización, según la agencia federal.