Este médico especialista en patología clínica explicó en una entrevista telefónica con Efe que se prevé que estos días "se revelen todos los casos y aumente su número", teniendo en cuenta que los primeros contagios se diagnosticaron hace ya dos semanas.

TEHERÁN.- El secretario general de la Asociación de Patología de Irán, Mehran Ghahremani, reconoce que al inicio hubo "un retraso" en los diagnósticos de coronavirus en el país por la falta de medios, pero asegura que ahora las cifras están al día y se espera que "tras el pico de esta semana la situación mejore".

Este médico especialista en patología clínica explicó en una entrevista telefónica con Efe que se prevé que estos días "se revelen todos los casos y aumente su número", teniendo en cuenta que los primeros contagios se diagnosticaron hace ya dos semanas.

"Según el periodo común de incubación del virus (de entre 2 y 14 días) se espera que en estos días se muestre el pico de la enfermedad y que, si en esta fase se controla, vayamos hacia una mejora", subrayó.

La enfermedad COVID-19 ha golpeado duramente a Irán donde se han confirmado, según las últimas cifras del Ministerio de Salud, 3.513 contagiados, de los que 107 han fallecido.

Este dato oficial, puesto en duda por algunos medios de comunicación internacionales, es "correcto" en opinión del experto, quien señaló que puede haber más contagiados pero se tratará solo de "casos débiles de coronavirus".

FALTA DE MEDIOS AL PRINCIPIO DE LA EPIDEMIA

Lo extraño en Irán fue que al anunciarse los primeros casos ya había dos fallecidos y que los primeros días la tasa de mortalidad era superior al 20 %, lo que indicaba que solo se estaba diagnosticando a los enfermos graves.

Ghahremani justificó que "era el comienzo de la enfermedad y había una serie de limitaciones como la falta de kits de diagnóstico". También los centros que hacían las pruebas "eran limitados".

"Por ello había un retraso (en los diagnósticos), pero actualmente hay medios y en caso de que se sospeche que puede ser un caso de coronavirus, rápidamente se hace la prueba", aseguró.

Al principio "no se podían hacer pruebas a todos los enfermos a la vez", pero el médico incidió en que, una vez se confirmó la presencia de la enfermedad, se empezaron a importar los kits de diagnóstico y a habilitar más laboratorios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y varios países han enviado a Irán ayuda médica para controlar la propagación del virus, incluidos equipos de diagnóstico, que las autoridades iraníes han anunciado también van a ser producidos a nivel interno.

CONTROL DEL NÚMERO DE ANÁLISIS DE CORONAVIRUS

"Es necesario que haya un fuerte control en este tema porque si no en la medida en que se importe y se produzca (el kit de diagnóstico) va a hacer falta más debido al alto número de habitantes que tiene Irán", aseveró Ghahremani.

El secretario general de la Asociación de Patología de Irán indicó que "la gente está preocupada y quiere hacerse el análisis, incluso los que no tienen ningún síntoma, pero realmente no es necesario que ahora todos entren a ese proceso de diagnóstico".

Sobre el paciente cero hay distintas teorías en Irán, desde un empresario chino a un comerciante iraní que había viajado a China, pero lo que está claro es que los primeros casos se dieron en la ciudad santa de Qom, desde donde el virus se extendió a todo el país.

Esta rápida propagación ha hecho a muchos plantearse que se debería haber puesto a Qom en cuarentena, como hicieron en China con Wuhan, pero las autoridades iraníes han rechazado esta opción.

Preguntado al respecto, Ghahremani aseguró que "no es posible ni necesario cerrar una ciudad, ponerla en cuarentena y cortar completamente sus accesos".

MEJOR CERRAR LAS ESCUELAS QUE PONER EN CUARENTENA UNA CIUDAD

El médico abogó por las medidas adoptadas de cerrar las escuelas y las universidades, y suspender cualquier evento cultural, deportivo o religioso que implique aglomeraciones.

"En algunas zonas que son más multitudinarias tenemos que poner restricciones (...) para prevenir su propagación y contagio, pero crear un ambiente muy grave y de emergencia en una ciudad no parece un método lógico y correcto", añadió.

Ghahremani hizo hincapié en que para que la situación se estabilice es necesario que los ciudadanos sigan las recomendaciones de higiene, como el lavado de las manos o el uso de guantes y mascarillas, ya que de lo contrario la enfermedad "se propagará más".

En el caso de que los contagios y los casos graves se disparen, el experto advirtió de que "su control va a ser muy difícil para Irán y para cualquier país", debido a que la capacidad del sistema sanitario es a fin de cuentas limitada.