Procedente de la bahía de Carbis, donde hoy concluyó la reunión política, la pareja llegó a las 15.55 GMT en el helicóptero Marine One a la residencia de la Reina en el condado de Berkshire, donde fueron saludados por la monarca, que les esperaba de pie en una carpa en el cuadrilátero de césped enfrente del castillo.

LONDRES.- Una sonriente Isabel II recibió este domingo en el castillo de Windsor (cerca de Londres) al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su esposa, Jill, como colofón a su visita al Reino Unido para participar en la cumbre del G7 en Cornualles (suroeste de Inglaterra).

Procedente de la bahía de Carbis, donde hoy concluyó la reunión política, la pareja llegó a las 15.55 GMT en el helicóptero Marine One a la residencia de la Reina en el condado de Berkshire, donde fueron saludados por la monarca, que les esperaba de pie en una carpa en el cuadrilátero de césped enfrente del castillo.

Vestida de un rosa primaveral con sombrero a juego, Isabel II, de 95 años, escuchó con el presidente, de 78, y la primera dama, de 70, el himno de Estados Unidos, después de departir juntos durante varios minutos.

Los tres parecían relajados y en momentos intercambiaron sonrisas, en una visita que destaca por carecer de la tensión que marcó las del ex presidente estadounidense Donald Trump, que visitó a la Reina, con su esposa Melania, durante una visita de Estado en 2019 y otra oficial en 2018.

Tras entrevistarse con Biden el pasado jueves, el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, calificó las relaciones con el nuevo inquilino de la Casa Blanca como "un soplo de aire fresco", lo que pareció trasladarse a Windsor.

El presidente, investido el pasado enero, acompañó al comandante de la Guardia real, el mayor James Taylor, y al general Christopher Ghika en la tradicional inspección de tropas, un acto que, antes de retirarse de la vida pública en 2017, hubiera dirigido el príncipe Felipe, fallecido a los 99 años el pasado 9 de abril.

Después de presenciar junto a Isabel II y la primera dama un desfile del primer batallón de guardias granaderos de la Compañía de la Reina, los tres entraron al castillo a fin de degustar un té a la inglesa, según la agenda protocolaria enviada por el palacio de Buckingham (principal residencia real en Londres).

Biden, que realiza su primer viaje internacional, es el decimotercer presidente de EE.UU. que Isabel II conoce de los catorce que han servido durante sus 69 años de reinado, con la excepción de Lyndon Johnson.

Antes de recibir al 46 líder de Estados Unidos, la soberana acogió en Windsor a sus predecesores Donald Trump (2018); Barack Obama (2016); George W. Bush (2008) y Ronald Reagan (1982).

Durante esa visita en 2018, Trump, que evitó Londres por las protestas en su contra, rompió el protocolo al adelantarse a la Reina al pasar juntos revista a las tropas.

En junio de 2019, el expresidente y su esposa participaron en una más suntuosa visita de Estado, en la que fueron agasajados por todo lo alto por Isabel II en el palacio de Buckingham, cuando Trump se saltó asimismo las normas al tocar cuando no debía a la soberana.

Por su parte, Biden coincidió por primera vez con la Reina en una audiencia en 1982, cuando, siendo senador en su país, viajó al Reino Unido para participar en una reunión del grupo británico-americano del Parlamento británico.

Durante su actual visita a este país, los Biden ya disfrutaron de la compañía de la jefa del Estado británico el pasado viernes, en la recepción que ésta ofreció a los líderes del Grupo de los Siete (economías más desarrolladas) en el centro de ecología Proyecto Edén de Cornualles.

La pareja, que hoy empezó el día yendo a misa en la pintoresca localidad de Saint Ives, en el suroeste inglés, no ha ocultado su ilusión por conocerla personalmente.

Poco después de llegar a territorio británico, Jill Biden dijo, el jueves, a la prensa: "Joe y yo estamos deseando conocer a la reina. Es una parte excitante de la visita para nosotros".

Previamente, en un mensaje de Twitter deseó "paz y consuelo" a la soberana y toda su familia en el día en que el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, hubiera cumplido cien años.

Tras el acto con su majestad, los Biden viajan a Bruselas (Bélgica) para que el presidente participe el lunes en la cumbre de la OTAN y el martes en otra con la Unión Europea, antes de viajar a Ginebra (Suiza) para mantener el miércoles una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin.