El cambio de líder conservador se produce después de que Johnson dimitiera el pasado julio a raíz de la renuncia de numerosos miembros de su Gobierno en protesta por su gestión.

Londres.- La reina Isabel II no viajará el próximo 6 de septiembre al palacio de Buckingham, en Londres, cuando se produzca el cambio de primer ministro, sino que recibirá a Boris Johnson y a quien le sustituya en el castillo de Balmoral (Escocia), informó este miércoles el palacio de Buckingham.

El nuevo líder del Partido Conservador -Liz Truss o Rishi Sunak-, que se convertirá en primer ministro, será anunciado el próximo 5 de septiembre y, al día siguiente, se producirá el cambio de poderes.

Esta es la primera vez que un jefe del Ejecutivo debe viajar a Escocia para este importante evento constitucional con la reina Isabel II, a quien, según la prensa británica, los médicos le han recomendado no viajar por razones de salud.

Como marca la tradición, el primer ministro saliente acude al palacio de Buckingham para oficializar su dimisión, tras lo cual la reina Isabel II recibe al nuevo mandatario del Reino Unido.

En esta ocasión, este cambio de Gobierno coincide con las vacaciones de verano que pasa la jefa del Estado en Escocia.

Según los historiadores, los nuevos primeros ministros fueron recibidos siempre en el palacio de Buckingham desde el reinado de Victoria (entre 1837 y 1901), con excepción de Herbert Henry Asquith, que en 1908 viajó a la localidad francesa de Biarritz para que ver al rey Eduardo VII y asumir así la jefatura del Gobierno.

El cambio de líder conservador se produce después de que Johnson dimitiera el pasado julio a raíz de la renuncia de numerosos miembros de su Gobierno en protesta por su gestión y los escándalos que plagaron su mandato, como las fiestas en la residencia oficial del 10 de Downing Street durante la pandemia.

De acuerdo con las encuestas, la ministra británica de Asuntos Exteriores, Liz Truss, es la favorita de los afiliados al Partido Conservador para hacerse con el liderazgo "tory".

Los 160,000 afiliados han votado en las últimas semanas por correo o en forma electrónica.