Tras la recomendación de inocular a los menores de esa edad de un comité asesor la semana pasada, el director general de Sanidad, Nachman Ash, ha validado la medida.

ISRAEL.-   El Ministerio de Sanidad israelí ha aprobado vacunar contra la covid-19 a los niños de entre cinco y once años y espera la llegada de dosis de Pfizer para este grupo de edad para iniciar la inoculación la próxima semana.

Tras la recomendación de inocular a los menores de esa edad de un comité asesor la semana pasada, el director general de Sanidad, Nachman Ash, ha validado la medida.

Las dosis que se administrarán a los niños son de la farmacéutica Pfizer y tienen un tamaño reducido en el que se contiene solo un tercio de la cantidad de las inyecciones para adultos.

Se prevé que este miércoles o jueves Israel reciba una remesa con las primeras vacunas de este tipo, y en los próximos días los equipos médicos recibirán instrucciones sobre el modo de aplicar la vacuna.

"Queremos empezar lo antes posibles", dijo Ash en una entrevista al digital local Ynet.

La aprobación israelí se produce poco tiempo después de que la Administración de Fármacos y Alimentos de EE.UU. (FDA) autorizara también la vacunación con Pfizer a menores de entre 5 a 11 años.

Países como Colombia o Argentina ya aplican la vacuna china a niños de entre 3 y 11 años, igual que lo hace Ecuador con los mayores de 5.

Israel realizó desde finales del año pasado un rápido proceso de vacunación con el que en pocos meses inoculó con dos dosis a gran parte de su población, de un total de 9,3 millones de habitantes.

Este verano, tras extenderse una cuarta ola de contagios atribuida a la variante Delta, el país fue el primer del mundo en comenzar a inocular con una tercera dosis de Pfizer a la población general-

Esta campaña también avanzó con velocidad y más de cuatro millones de personas han sido ya vacunadas con tres inyecciones, un proceso que según las autoridades sanitarias israelíes ayudó a frenar la cuarta ola.

A estas alturas, Israel registra diariamente cientos de casos, con una tasa de positivos que no alcanza el 1%, tiene poco más de 5.600 pacientes activos y solo 145 de ellos están hospitalizados graves.