"Hay preocupación por la variante delta, que se hará prevalente", afirmó hoy el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, en su intervención en el turno de preguntas en la Cámara de los Diputados, en la que resaltó el papel "fundamental" de las vacunas.

Roma.- El ministerio de Asuntos Exteriores italiano alertó hoy del "riesgo sanitario" que conllevan los viajes al extranjero, después de que Malta prohibiera la entrada y salida del país de los no inmunizados.

"Todos aquellos que pretendan viajar al exterior, independientemente del destino y los motivos del viaje, deben considerar que cualquier movimiento, en este período, puede implicar un riesgo para la salud", aseguró el ministerio en un comunicado, ante el avance de la pandemia y de la variante delta.

Italia, en línea con la mayoría de sus vecinos europeos, se encuentra en pleno ascenso de los contagios y hoy registró 2.153 nuevos casos, más del doble que la semana pasada, de los que el 32,6 % corresponden ya a la variante delta, según datos del Global Initiative on Sharing All Influenza Data (GISAID) que se encarga de verificar las secuencias del coronavirus en todo el mundo.

"Hay preocupación por la variante delta, que se hará prevalente", afirmó hoy el ministro de Sanidad, Roberto Speranza, en su intervención en el turno de preguntas en la Cámara de los Diputados, en la que resaltó el papel "fundamental" de las vacunas.

Respecto al aumento de casos en España y Portugal, el jefe de Prevención del Ministerio de Salud y miembro del Comité Técnico Científico, Giovanni Rezza aseguró el pasado día 9 que se están "valorando" medidas "más rígidas" para quien proceda de dichos países, aunque "naturalmente no está prevista la cuarentena en este momento" y no especificó qué tipo de medidas serían.

El Gobierno italiano no excluye eventuales restricciones en el país, pues solo rige la obligación de mascarilla en espacios cerrados, y varias regiones, como Lombardía y Liguria, estudian usar el certificado de vacunación también para bares, restaurantes o teatros, siguiendo el modelo de Francia, una posibilidad que también contempla el comisario para la emergencia sanitaria, el general Paolo Figliuolo, y la ministra de Asuntos Regionales, Mariastella Gelmini.

"La variante delta nos preocupa y el Gobierno considerará extender el uso del 'Green Pass' (pasaporte sanitario) a otros servicios con el objetivo de incentivar las vacunas", dijo Gelmini hoy en Bruselas.

De forma paralela, Malta prohíbe desde hoy la entrada de turistas y salida de residentes no inmunizados, lo que le ha convertido en el primer país de la Unión en este momento en adoptar una medida similar para la contención de la propagación de los contagios.

El comisario europeo de Justicia, el belga Didier Reynders, indicó este lunes, en una entrevista con la emisora francesa France Inter, que van a debatir con Malta para que acepte pruebas PCR negativas a los turistas o viajeros que quieran entrar desde otro país de la UE.