Draghi afirmó que la vacunación obligatoria no está sobre la mesa del encuentro de mañana, aunque no se descarte, y entre las medidas que verán los expertos se refirió concretamente al uso de mascarillas al aire libre.

ROMA.- El primer ministro italiano, Mario Draghi, insistió en que dos tercios de los ingresados por covid en UCI, o fallecidos, son no vacunados, al tiempo que anunció que en la reunión de expertos, que se celebra mañana, se estudiará la posible introducción de nuevas restricciones debido a la variante ómicron y el aumento de contagios.

Draghi afirmó que la vacunación obligatoria no está sobre la mesa del encuentro de mañana, aunque no se descarte, y entre las medidas que verán los expertos se refirió concretamente al uso de mascarillas al aire libre, posibles test para participar en algunas actividades o la reducción del tiempo de validez del certificado sanitario.

Draghi adelantó algunas de las posibles medidas que adoptará el Gobierno para, aseguro, mantener la actividad del país, durante la rueda de prensa de fin de año, en la que hizo balance de la situación económica y crisis sanitaria, tras ser elegido en febrero por el presidente de la República, Sergio Mattarella.

El primer ministro insistió que ante el avance de la variante ómicron lo primero que hay que hacer es insistir en la vacunación y en la inoculación de las dosis de refuerzo y añadió que dos tercios de los que se encuentran ingresados en las unidades de cuidados intensivos o entre los fallecidos son no vacunados.

"Hemos administrado 15,6 millones de terceras dosis. Invitamos a todos los ciudadanos a seguir vacunándose y recibiendo la tercera dosis, hoy esa es la prioridad ”, reiteró.

Sobre las próximas medidas afirmó: “He dicho varias veces que debemos defender la normalidad lograda: esto significa no cierres, escuela en presencia, una socialidad satisfactoria. Pero para ello, sin embargo, debemos tomar todas las precauciones posibles, lo discutiremos en la reunión de mañana. Ante el elevado contagio de ómicron tenemos que entender qué se puede hacer para frenar su propagación".

Por ello adelantó que en esta reunión se analizará el uso de mascarillas al aire libre; el uso de mascarillas Ffp2 y sobre qué tipo de pruebas hacer (también para los vacunados) para participar en algunos actos y también el periodo de duración del certificado de vacunación, que actualmente es de nueve meses y podría ser reducido.

“Hay un período del certificado de vacunación en el que la protección de la primera y segunda dosis disminuye rápidamente y la tercera dosis aún no se ha hecho. En este período puede ser útil que se obligue a realizar una prueba para comprobar si uno es positivo. Son sistemas para poder intentar frenar la propagación del virus”, adelantó.

Sobre la obligación de la vacunación aseguró que "nunca se ha excluido" pero que por el momento no está sobre la mesa, aunque sí se podrá evaluar extenderla a otras categorías, pues actualmente solo están obligados fuerzas del orden, profesores y sanitarios.

También descartó que debido al aumento de los contagios en los niños se alarguen las vacaciones del periodo navideño. "Soy consciente de las dificultades que los jóvenes están sufriendo a causa de la pandemia", destacó.