El Gobierno de Londres explora asimismo la opción de vetar las compras de gas como castigo por la invasión de Ucrania ordenada por Putin.

Londres.- El primer ministro británico, Boris Johnson, considera que Occidente cometió "un terrible error" al permitir, en 2014, al presidente de Rusia, Vladímir Putin, "salirse con la suya" con la anexión de Crimea.

En un artículo publicado hoy por el diario británico Daily Telegraph, el líder tory subraya asimismo que poner fin a la actual dependencia occidental del petróleo y el gas rusos es "vital" para "terminar con el acoso" perpetrado por el Kremlin.

"Cuando (Vladímir) Putin invadió Ucrania por primer vez en 2014, Occidente cometió un terrible error. El líder ruso había cometido un acto de agresión violenta y se había llevado un enorme pedazo de un país soberano. Y le permitimos salirse con la suya", afirma Johnson sobre la anexión de Crimea -que alberga ahora una considerable presencia militar rusa por parte de Rusia.

El "premier" británico destaca que la única manera de terminar con "el chantaje continuo" ejercicio por Putin es finalizando la dependencia sobre el gas y petróleo de Rusia por parte de los países de Occidente, un proceso que podría resultar "doloroso", según admite.

Johnson se prepara para viajar a Arabia Saudía y los países del Golfo para mantener negociaciones sobre la posibilidad de incrementar la producción de petróleo y gas a fin de compensar una reducida dependencia de Rusia.

El pasado día 8, el Gobierno británico ya anunció que el Reino Unido reducirá gradualmente las importaciones de petróleo ruso y dejará de comprar crudo a Moscú para finales de este año.

Según anunció entonces el ministro de Empresas, Energía y Estrategia Industrial británico, Kwasi Kwarteng, ese periodo de "transición" ofrecerá al mercado británico nueve meses para ajustarse a los cambios y asegurar nuevas vías de suministro una vez queden vetados el crudo y derivados del petróleo de Rusia, que representan el 8 % de la demanda británica.

El Gobierno de Londres explora asimismo la opción de vetar las compras de gas como castigo por la invasión de Ucrania ordenada por Putin.