Estados Unidos.- El dirigente municipal del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la localidad de mexicana de Guadalupe, en el estado de Chihuahua, huyó este mes por supuestas amenazas del narcotráfico y está en EE.UU. con su familia informó hoy a Efe su abogado, Carlos Spector.

Gerardo Gámez Hinojosa, de 27 años, y sus padres, Irma y Gerardo Gámez, están recluidos en el Centro de Detención de El Paso (Texas), perteneciente al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) del Departamento de Seguridad Nacional, dentro de un proceso de solicitud de asilo político.

Los hijos de Gerardo Gámez, menores de edad, también se encuentran en Estados Unidos, en virtud de la misma petición de asilo.

El abogado afirmó hoy que su cliente, también director de gestiones sociales de la Administración municipal de Guadalupe, ya logró demostrar a las autoridades migratorias que ha solicitado asilo político por "miedo creíble".

Un tribunal migratorio de EE.UU. debe determinar si, en efecto, el solicitante ha sido víctima de persecución y existe la certeza de que, al regresar a su país, será perseguido.

"El viernes aprobó el examen de miedo creíble y debe salir esta semana del centro de detención para seguir su caso afuera o, a más tardar, la siguiente semana", dijo hoy a Efe Spector, especialista en asuntos de inmigración.

El representante legal aseguró que la familia de Gerardo Gámez Hinojos fue "víctima de robo y extorsión" por el líder de un grupo del crimen organizado, que ha obligó a abandonar Guadalupe.

La familia ha sido extorsionada y amenazada por personas que reciben órdenes de un presunto "cabecilla" del narcotráfico que representa al "Cartel de Sinaloa" en el Valle de Juárez, fronterizo con Texas, según la misma fuente.

La familia huyó el 3 de octubre y se presentó en el puerto de entrada a Estados Unidos de Fabens-Caseta, localizado en Fabens, Texas, para solicitar asilo político al Gobierno estadounidense.

Desde entonces, la familia está detenida en condición de indocumentada y con el citado proceso migratorio en marcha.

Desde 2008 y por motivos de seguridad, miles de personas de Guadalupe han huido al lado estadounidense y eso ha despoblado la región fronteriza de Chihuahua.

"Lo de Guadalupe es emblemático de lo que ocurre en México en este momento, en que la mayoría de los municipios están siendo controlados por el crimen organizado", indicó el abogado.

Las peticiones de asilo político de mexicanos en EE.UU. se incrementaron de manera exponencial a partir del mandato del presidente Felipe Calderón (2006-2012), que fue cuando el Estado declaró una "guerra" al narcotráfico.