Por 5 votos en contra (los de los progresistas y el del presidente del Supremo, John Roberts) y 4 a favor (los de los conservadores).

El Tribunal Supremo de Estados Unidos decidió este miércoles no involucrarse en la denuncia de un grupo estudiantil LGBTI que no fue reconocido por una universidad judía de Nueva York, dejando así en efecto la sentencia de un tribunal inferior que había decidido forzar a la universidad a aceptarlo.

Por 5 votos en contra (los de los progresistas y el del presidente del Supremo, John Roberts) y 4 a favor (los de los conservadores), la Corte desestimó el recurso presentado ante ella al considerar que el caso todavía debía pasar por niveles intermedios antes de llegar al Supremo.

Que la corte de mayor rango del país desestime estudiar el caso implica que se mantiene en efecto una sentencia emitida por un tribunal inferior de Nueva York que obliga a la universidad Yeshiva a reconocer al grupo, aunque esto vaya contra su interpretación de la Torá.

Reconocer al grupo LGBTI implica que el centro educativo debe facilitarles, como al resto de organizaciones estudiantiles, una clase física, espacio para publicar sus boletines informativos y una caseta en la feria universitaria.