Esta última orden judicial le obliga a declarar, pero permite a la Corte fijar límites sobre el tipo de preguntas que se podrían formular al senador, quien sigue en activo representando al estado de Carolina del Sur.

Washington.- Un tribunal de apelaciones decidió este jueves que el senador republicano Lindsey Graham, aliado cercano del expresidente de EE.UU. Donald Trump (2017-2021) está obligado a declarar sobre el presunto intento del exmandatario de invalidar las elecciones de 2020.

Desde la primavera pasada, Graham mantiene abierta una batalla en los juzgados para no tener que declarar ante un gran jurado del estado de Georgia sobre presuntas llamadas telefónicas que realizó a funcionarios electorales de ese estado.

Esta última orden judicial le obliga a declarar, pero permite a la Corte fijar límites sobre el tipo de preguntas que se podrían formular al senador, quien sigue en activo representando al estado de Carolina del Sur.

Desde mayo, un gran jurado especial en Georgia investiga si Trump y otras personas cometieron crímenes al presionar a los políticos de ese estado en relación con los resultados de las elecciones de 2020, que el entonces mandatario perdió.

En Georgia y otros estados de EE.UU., los grandes jurados especiales no pueden emitir acusaciones criminales, pero sí tienen poder para exigir la comparecencia de testigos bajo citación judicial y la transferencia de documentos, dentro de un proceso que transcurre en secreto.

Al terminar su cometido, ese tipo de jurados, compuestos por entre 16 y 23 personas, emiten un informe con sus conclusiones y a veces recomiendan algunas medidas, pero corresponde a los fiscales decidir si acusan o no, algo para lo que necesitarían presentar pruebas a otro gran jurado.