Condenan.

MOSCÙ.- La Justicia rusa condenó hoy a tres hombres a penas de entre 9 y 12 años de cárcel por el asesinato por motivos homófobos de su vecino, el subdirector de un aeropuerto en la región de Kamchatka, bañada por el océano Pacífico.

Según la Fiscalía, los condenados actuaron movidos por "su convencimiento sobre la orientación sexual no tradicional de su vecino".

El pasado 30 de mayo, los asesinos engañaron al fallecido, de 29 años, para que los acompañara en coche a un bosque cercano, donde le asestaron numerosas puñaladas en el pecho, cuello y rostro.

Para ocultar las pruebas del crimen, los acusados introdujeron el cadáver en el coche, lo rociaron con gasolina y le prendieron fuego.

Poco después, la policía de Kamchatka detuvo como sospechosos a los tres condenados, entre ellos un trabajador de una compañía pesquera local.

Apenas unas semanas antes, la comunidad homosexual denunció el asesinato por motivos homófobos en la ciudad de Volgogrado de un joven, que fue hallado sin órganos genitales.

En su momento, el organizador de las marchas de orgullo gay de Moscú, Nikolái Alexéyev, aseguró que a la sociedad rusa "hay que educarla" y llamó a las autoridades a renunciar a la "retórica homófoba".

"Dicha retórica es inaceptable y ahí tienen los trágicos resultados", dijo.

La Duma o cámara de diputados aprobó a principios de 2013 una ley que prohíbe la propaganda homosexual entre los menores de edad, pero que, según sus críticos, es una excusa para impedir las marchas de orgullo gay.

El presidente ruso, Vladímir Putin, niega que los homosexuales sean discriminados en este país, pero algunas organizaciones de derechos humanos acusan al Kremlin de aplicar políticas homófobas.

Pese a que hace 20 años que las relaciones homosexuales dejaron de ser penadas con la cárcel y que ese mismo año la homosexualidad dejó de ser considerada una enfermedad mental en este país, más de un tercio de los rusos cree que los homosexuales requieren tratamiento