El organismo emitió este fin de semana una alerta roja por altas temperaturas, el nivel más severo de sus avisos, y lleva tres semanas consecutivas emitiendo advertencias por el calor.

PEKIN.- Al menos siete personas perdieron la vida y otras ocho resultaron heridas por la crecida de un río en la provincia central china de Sichuan, informaron hoy medios locales.

La inundación, que tuvo lugar en la ciudad de Pengzhuo, se produjo de forma repentina y sorprendió a las personas que se encontraban refrescándose en la ribera, algunas de las cuales no lograron ponerse a salvo, según se puede apreciar en un vídeo difundido en las redes por Beijing Youth Daily.

Además, en el lugar habían acampado turistas y no todos consiguieron evacuar la zona antes de que se produjese la rápida inundación, detalla por su parte el diario Global Times, que cita a autoridades locales.

Más de quinientos trabajadores de los departamentos de Emergencias, Bomberos y Seguridad de Pengzhou se han movilizado en la zona para buscar a personas arrastradas por la riada.

El país asiático atraviesa una ola de calor extremo en la mayoría de su territorio, donde este domingo se espera que 19 provincias registren temperaturas máximas superiores a los 40 grados, de acuerdo al Centro Meteorológico de China.

El organismo emitió este fin de semana una alerta roja por altas temperaturas, el nivel más severo de sus avisos, y lleva tres semanas consecutivas emitiendo advertencias por el calor.

Las inundaciones torrenciales ya han dejado desde inicios del estío decenas de fallecidos y más de un millón de damnificados en provincias como las de Hunan, Sichuan y Gansu.

El verano pasado, las inundaciones en la provincia central de Henan, causadas por precipitaciones de una intensidad inédita en décadas, sumergieron barrios enteros y estaciones de metro y causaron más de 300 muertos.

El Gobierno de la ciudad de Zhengzhou, capital de Henan, y otros organismos locales fueron declarados por las autoridades centrales "culpables de negligencia y abandono del deber" y se les acusó de haber "ocultado o retrasado la información sobre las personas muertas y desaparecidas en el desastre", recogió entonces la agencia estatal Xinhua.