La revelación ha movido a la oposición a pedir la comparecencia de la ministra de Defensa, Helena Carreiras, en el Parlamento.

Lisboa.- La Fiscalía portuguesa ha abierto una investigación sobre el ciberataque contra el Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas lusas que llevó a la filtración de documentos clasificados enviados por la OTAN y que habrían sido puestos a la venta en internet.

"La investigación está confirmada y está dirigida por el Departamento Central de Investigación y Acción Penal", confirmó este martes la Fiscalía a EFE.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas lusa fue víctima de un "ciberataque prolongado sin precedentes" y "solo lo supo porque fue informado por los Servicios de Información norteamericanos", que se habrían comunicado directamente en agosto con el primer ministro, el socialista António Costa, según reveló Diário de Notícias la pasada semana.

"Cientos" de documentos enviados por la OTAN a Portugal, "clasificados como secretos y confidenciales", fueron puestos a la venta en la "darkweb" tras el incumplimiento de las reglas de seguridad para la transmisión de ficheros clasificados, apunta un análisis preliminar.

Por esta filtración, la OTAN "habría exigido explicaciones y garantías al Gobierno portugués".

El Ministerio de Defensa luso, sin realizar una mención directa al caso, afirmó en un comunicado que investigan "todo indicio de una posible brecha de seguridad informática".

"Las investigaciones están a cargo de la Dirección Nacional de Seguridad, con la que colaboran estrechamente el Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas", añadió.

La revelación ha movido a la oposición a pedir la comparecencia de la ministra de Defensa, Helena Carreiras, en el Parlamento.

El partido Iniciativa Liberal (derecha) pidió que se pronuncie Carreiras, así como el jefe de Estado de las Fuerzas Armadas, António Silva Ribeiro, y la secretaria general del Sistema de Informaciones de la República, Graça Mira Gomes.