Lolong fue capturado tras supuestamente devorar a una estudiante y un pescador. Dos años de encierro lo llevaron a la muerte en 2013.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Una foto publicada en la red social Reddit reavivó en Filipinas el interés en la historia de Lolong, un cocodrilo que llegó a ser el más grande del mundo en cautiverio y murió a causa del estrés provocado por el encierro.

La imagen en poco tiempo fue compartida más de 56 mil veces y muestra al animal, que alguna vez sembró el terror en una aldea de Filipinas, siendo golpeado por un palo mientras permanece inmóvil en un pequeño estanque artificial.

“‘Lolong’ era el cocodrilo de agua salada más grande en cautiverio. Murió debido a una ‘infección por hongos’ y ‘estrés’ dos años después de ser capturado”, dice el título que acompaña la fotografía.

¿De asesino a asesinado?

Lolong, fue un reptil de 6 metros y medio de largo, y declarado el más grande de su tipo en cautiverio en 2012 por Guinness World Records.

El animal, que pesaba casi una tonelada, también se había convertido en la atracción principal de un parque turístico luego de ser capturado, tras dos mortíferos ataques ocurridos en la ciudad de Bunawan, en Filipinas.

Se sospecha que en 2011 el cocodrilo devoró a un pescador misteriosamente desaparecido y, dos años antes, a una estudiante de 12 años, según informó el medio The Daily Star. Tras provocar la muerte del pescador, Lolong fue cazado durante tres semanas por los habitantes de la zona.

El animal murió dos años más tarde, en febrero de 2013, de una infección por hongos y por el estrés provocado por el cautiverio.

El reptil fue encontrado boca abajo con el estómago hinchado y el alcalde de Bunawan, Edwin Elorde, dijo que había estado enfermo durante varias semanas antes de su fallecimiento.

El veterinario local Alex Collantes afirmó que el clima inusualmente frío podría haber provocado el empeoramiento de la salud de Lolong, informó BBC News.

En su momento, el alcalde local también dijo que esperaba que el cuerpo de Lolong se preservara para que “la gente todavía pueda mirarlo y maravillarse con él” y eso fue lo que sucedió: Lolong ahora descansa en el Museo Nacional de Historia Natural en Manila, donde su cuerpo gigante preservado requiere 18 hombres para moverse.

Un usuario que había visitado el cadáver dijo: “Fui a verlo cuando estuve allí hace algunos años. Es muy, muy grande. Es como ver una recreación de un dinosaurio. Excepto que ya sabes... estas cosas aún viven”.

Lo que realmente conmovió a los que estaban en el hilo de las redes sociales fue lo malas que debieron haber sido las condiciones de Lolong para destrozar mental y físicamente a un animal así.

Un usuario de Reddit escribió: “Aún más deprimente cuando te das cuenta de lo increíble que es el sistema inmunológico de los cocodrilos. Pueden vivir en agua realmente desagradable y estar absolutamente bien”.

“El nivel de suciedad que debe haber tenido este para que muriera a causa de una infección”, agregó.

Otros usuarios vieron sus tortuosos años finales en cautiverio como el menor de dos males dados los presuntos crímenes de Lolong.