Mientras le ponían las esposas pedía por su abogado. Luego, allanaron la residencia de Boulogne donde ocurrieron los abusos, según la denuncia.

REDACCIÓN.- Después de la detención de una monja denunciada por abuso sexual en San Miguel, el Obispado de San Isidro emitió un comunicado en el que explicó la situación en la comunidad religiosa Hermanas Trinitarias, donde residía.

En el texto difundido, además, confirmaron que no era una sola sino dos las denuncias de menores que señalaban a María Tellez Facusado por acoso. La primera, que se dio a conocer este miércoles, cuando se difundieron las imágenes del operativo en que se la llevaron esposada, era de una menor de 15 años que tenía en guarda por orden de la Justicia.

La detenida fue acusada de haber cometido una sucesión de abusos sexuales entre los años 2020 y 2021 contra niñas menores de edad.

“En el mes de octubre del año pasado, se toma conocimiento de un/a menor que denuncia en la Justicia un presunto abuso por parte de una Religiosa que vivía y trabajaba en el Hogar ‘Comunidad de Hermanas Trinitarias’, (perteneciente a la Congregación de las Hermanas Trinitarias), con sede en Boulogne”, explica el comunicado difundido por el Obispado y agrega que “en ese mismo momento se pidió a las autoridades de la Congregación iniciar la investigación canónica correspondiente”.

En la institución agregaron que “al percibir una demora en el inicio de la actuación por parte de la mencionada Congregación, el Obispado decidió de oficio comenzar el proceso”.

Además, indicaron que “en el mes de abril del corriente año se efectúa en la Justicia una denuncia por parte de otro/a menor, a lo cual también se inicia el proceso canónico correspondiente. Asimismo, se exhortó a la Congregación a separar del Hogar a quienes fueron denunciadas mientras dure la investigación”.

“Tomando conocimiento de la detención de una de las hermanas denunciadas, el Obispado afirma la continuidad del proceso canónico y se pone a disposición de la Justicia, como así también, ofrece los organismos propios de Protección de Menores para contener y acompañar a quienes se encuentren en grave situación de vulnerabilidad”, cerraron en el escrito.

De acuerdo a lo que indica el expediente judicial, la detenida, de 64 años de edad, está denunciada por "abuso sexual simple agravado por haber sido cometido por el culto religioso y por ser una persona encargada de la guarda de las menores, aprovechando su relación de autoridad y que la víctima no haya podido consentir libremente dicho accionar”, precisaron fuentes judiciales.

Quién es la monja detenida

Las Hermanas Trinitarias es una comunidad religiosa mundial con tres sedes en el país. Se dedica a “acoger a cualquier joven que necesita una mano amiga para abrirse camino en este mundo”, dice el sitio web de la congregación.

Uno de los predios está ubicado en San Miguel, donde ayer arrestaron a la monja. Las otras sedes funcionan en Núñez y en Boulogne, donde habrían ocurrido los abusos.

La acusada fue identificada por fuentes del caso como María Tellez Fajardo, una religiosa colombiana de 64 años conocida dentro de la comunidad de San Miguel como Sor Marina.

La DDI de San Isidro la arrestó este miércoles por orden del fiscal Marcelo Fuenzalida, de la UFI Especializada en delitos conexos a la trata de personas.

La víctima estaba en guarda en esa institución ubicada en San Isidro bajo una medida de abrigo dispuesta por el Juzgado de Familia N°1 de Tigre.

Según denunció la víctima, los ataques “ocurrían en la cocina y el depósito del Hogar de las Hermanas Trinitarias de Boulogne”, ubicado en Carlos Tejedor 348, y fueron reiterados.

La víctima denunció también que este año había descubierto a la imputada cuando la observaba por una ventana mientras estaba en el baño, desnuda, según detallaron las fuentes.

La causa fue iniciada tras una denuncia de una abogada como también de la Dirección de la Niñez y Adolescencia de Tres de Febrero, de la Dirección de la Niñez y Diversidad Sexual de Pilar y del Servicio Local de Promoción y Protección de los Niños, Niñas y Adolescentes de Tigre.

A Sor Marina se la llevaron detenida de la delegación de San Miguel del culto, ubicada en la avenida Balbín 775, donde había sido trasladada.

Mientras le ponían las esposas pedía por su abogado. Luego, allanaron la residencia de Boulogne donde ocurrieron los abusos, según la denuncia.