La Policía publicó hoy el audio del momento en el que los oficiales hallaron a Cleo, quien con su voz aniñada dijo su propio nombre a sus rescatadores.

Sidney (Australia).- Cleo Smith, la niña australiana de cuatro años rescatada la víspera en una vivienda y tras 18 días de su desaparición, se encuentra "físicamente bien", así como juega y parece comportarse con naturalidad, dijo este jueves la Policía, que mantiene a un varón detenido en relación con el caso.

Las autoridades, que hoy visitaron a Cleo en su casa familiar en la localidad de Carnarvon, indicaron en una rueda de prensa que durante la revisión médica a la menor no se encontraron daños físicos, mientras un equipo de especialistas hablarán con la pequeña en el momento adecuado para evaluar los aspectos psicológicos.

"Fue realmente conmovedor verla interactuar y jugar en el patio trasero y simplemente ser ella misma y estar cerca de sus padres", declaró el oficial Cameron Blaine, quien participó la noche del miércoles en el operativo de rescate y que encontró a la niña "despierta y jugando" en la casa donde se encontraba retenida.

La Policía publicó hoy el audio del momento en el que los oficiales hallaron a Cleo, quien con su voz aniñada dijo su propio nombre a sus rescatadores.

La pequeña, que desapareció la madrugada del 16 de octubre cuando se encontraba en un camping junto a sus padres a unos 75 kilómetros de su residencia, estaba encerrada en una vivienda de la misma localidad de Carnarvon, a unos tres kilómetros de su casa familiar.

Poco después del rescate, la Policía detuvo a un hombre de 36 años y que no tiene vínculos con la familia de la niña.

Las autoridades continúan interrogando al sospechoso, quien fue llevado a un hospital para ser tratado de unas heridas leves, y se espera que este mismo jueves se presenten cargos formales en su contra frente a un tribunal.

Los oficiales, que aún no han identificado públicamente al detenido, señalan que este responde a las preguntas durante el interrogatorio, sin desvelar más detalles sobre el caso.

El subcomisionado de la Policía de Australia Occidental, Col Blanch, dijo en declaraciones a la emisora 2GB que el sospechoso muestra "en buen estado mental" y la investigación apunta a que "actuó solo".

En el momento de su desaparición, Cleo se encontraban dentro de una tienda de campaña en el camping Blowholes, a unos 875 kilómetros al norte de Perth, junto a su madre y su padrastro, Jake Gliddon.

La niña se había despertado a la una de la mañana del sábado 16 de octubre para pedir agua, pero cinco horas después, al levantarse la madre y su pareja descubrieron que Cleo y su saco de dormir habían desaparecido.