NACIONES UNIDAS.- La ONU denunció este jueves a una serie de grupos armados y fuerzas militares de la República Centroafricana (RCA), la República Democrática del Congo (RDC), Costa de Marfil y Sudán del Sur como los mayores autores de actos de violencia sexual en conflictos en el mundo durante el pasado año.

La representante especial de Naciones Unidas sobre violencia sexual en conflictos, Margot Wallstrom, presentó hoy un informe en el que nombra uno a uno por primera vez a esos grupos responsables de delitos de violencia sexual esencialmente contra mujeres, aunque también contra hombres y niños.

El informe destaca sobre todo las actividades del Ejército de Resistencia del Señor (LRA) en partes de la RCA, la RDC y de Sudán del Sur, así como las actividades de varios grupos armados y antiguas milicias en Costa de Marfil y también en la RDC.

La ONU señala en Costa de Marfil a los grupos de milicias armadas de Alianza Patriótica de la Etnia Wè (APWE), el Frente de Liberación del Gran Oeste (FLGO), el Movimiento marfileño de liberación del oeste de Costa de Marfil (MILOCI) y la Unión Patriótica de Resistencia del Gran Oeste (UPRGO).

De ese mismo país, se destacan las Antiguas Fuerzas armadas de las Forces nouvelles (FAFN), las Antiguas Fuerzas de Defensa y Seguridad (FDS) y las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil (FRCI).

En cuanto a la RDC, menciona a la Alianza de Patriotas por un Congo Libre y Soberano (APCLS) y las Fuerzas Armadas de la RDC (FARDC), "incluidos elementos integrados provenientes de varios grupos armados, entre otros el Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), antes dirigido por Laurent Nkunda, así como elementos dirigidos en la actualidad por Bosco Ntaganda".

También se incluye sobre ese país a las Fuerzas Democráticas de Liberación de Ruanda (FDLR), las Fuerzas de Resistencia Patrióticas de Ituri/Frente Popular por la Justicia en el Congo (FRPI/FPJC) y los Grupos Mai-Mai en Kivu del Norte y Kivu del Sur.

El informe presentado por Wallstrom muestra ejemplos de los abusos en materia de violencia sexual que han llevado a cabo esos grupos y cómo esos casos han puesto bajo amenaza la seguridad y el mantenimiento de la paz en situaciones posteriores a conflictos en numerosos países.

Así, se mencionan en concreto naciones como Chad, República Centroafricana, Nepal, Sri Lanka, Timor-Oriental, Liberia, Sierra Leona, o Bosnia y Herzegovina, y como se ha utilizado también en el contexto de conflictos electorales y políticos en Egipto, Guinea, Kenia o Siria, entre otros.

"La violencia sexual relacionada con los conflictos no es específica de un país o un continente, sino que es una amenaza global. El terror que sienten las mujeres desarmadas ante hombres armados es algo ancestral y universal", dijo Wallstrom al presentar el informe a los miembros del Consejo de Seguridad.

La representante especial de la ONU destacó también que en el último año el organismo ha registrado nuevos conflictos y otros continuados en los que la violencia sexual era "generalizada" y en algunas ocasiones se dirigía sistemáticamente contra civiles con la intención de "castigar y humillar a la población".

El informe subraya la necesidad de implementar medidas para frenar la violencia sexual en los conflictos y también prevenirla, y propone que los acuerdos de paz que se alcancen en el futuro incluyan la resolución de ese asunto en sus puntos.

Wallstrom presentó el informe en un debate celebrado en el Consejo de Seguridad sobre las mujeres, la paz y la seguridad, del que se esperaba que saliera un comunicado, que finalmente sus miembros fueron incapaces de acordar ante la oposición mostrada por Pakistán, según señalaron fuentes diplomáticas.