En el undécimo día de conflicto, el número de refugiados ha superado los 1.5 millones de personas, mientras las tropas rusas endurecen la ofensiva en el sureste del país.

Por Escarlen Batista

SANTO DOMINGO.- El Ministerio de Defensa ruso advirtió a los empleados de las empresas de defensa ucranianas que sus próximos ataques a complejos militares incluirán armas de alta precisión.

Mientras, el Secretario General de Naciones Unidas, António Guterres, calificó este domingo de absolutamente esencial establecer una pausa a los combates para permitir la evacuación de civiles y el establecimiento de corredores humanitarios.

“Es absolutamente esencial establecer una pausa en los combates en Ucrania para permitir el paso seguro de los civiles de Mariúpol, Kharkiv y Sumy, así como de todos los demás lugares atrapados en el conflicto, y para garantizar que los suministros humanitarios que salvan vidas puedan ingresar para los que se quedan”, escribió en su cuenta de twitter el secretario de la ONU.

Mientras que el ministro de Defensa ruso manifestó que para lograr la desmilitarización de Ucrania, las fuerzas armadas rusas atacarán varias empresas.

Explicó que hizo la aclaración para evitar poner en peligro la vida de los empleados, según reportaron este domingo medios rusos.

El portavoz de Defensa advirtió que los países vecinos que permitan estacionar aviones de combate ucranianos en sus bases para ser usados posteriormente contra las fuerzas armadas rusas se arriesgan a ser considerados parte del conflicto armado.

Aseguró que toda la aviación ucraniana ha sido destruida, aunque dijo tener constancia de que aviones de guerra ucranianos volaron previamente a Rumanía y otros países fronterizos.

Además señaló que las fuerzas armadas rusas descubrieron evidencias de una eliminación de emergencia de rastros que apuntan a un programa biológico-militar desarrollado en Ucrania y financiado, aseguró, por Estados Unidos.

Por su parte, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, reveló este domingo que su Gobierno dialoga con sus aliados en Europa para prohibir la importación de petróleo de Rusia, en lo que supondría un nuevo golpe a la economía de esa nación.

Blinken, que se encuentra en Moldavia, explicó en una entrevista con CNN que el sábado habló por teléfono sobre ese tema con el presidente estadounidense, Joe Biden, y otros miembros del Gobierno.

En el undécimo día de conflicto, el número de refugiados ha superado los 1.5 millones de personas, mientras las tropas rusas endurecen la ofensiva en el sureste del país, los ciudadanos de Kiev se apresuran a salir de la ciudad antes de que se intensifiquen los ataques de nuevo.