BRUSELAS.- La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) pidió hoy a empresas comerciales que ayuden a eliminar los productos químicos declarados por el régimen sirio, como parte del plan de destrucción del arsenal de armas químicas del país árabe, informó hoy en un comunicado.

El plan, adoptado el pasado 15 de noviembre, exigió al director general de la OPAQ explorar "opciones para la destrucción en instalaciones comerciales de una cantidad de productos químicos" declarados por Siria.

Ahora, las empresas en cuestión están siendo "invitadas" a expresar su interés por llevar a cabo esta labor, indicó la OPAQ.

La lista de productos químicos enumera 18 tipos, la mayoría comerciales, incluidos algunos que se emplean y se comercializan a nivel mundial, explicó la organización con sede en La Haya.

Una importante cantidad declarada por Siria en el marco de su programa de armas químicas incluye productos de la categoría de químicos industriales comunes u otros que pueden ser fácilmente destruidos, señaló la OPAQ.

Los productos químicos sirios que deben ser destruidos suman 800 toneladas métricas y suponen la mayor parte de las reservas del régimen de Damasco, de acuerdo con el organismo internacional.

En la labor de destrucción se aplicarán estrictamente los estándares de seguridad y medioambientales, indicó la OPAQ, que explicó que las empresas comerciales también eliminarán los residuos que generan productos químicos de mayor prioridad, si bien estos serán destruidos por separado.

Los costes estimados de la destrucción ascenderán a entre 35 millones y 40 millones de euros, de acuerdo con la OPAQ.

El pasado 19 de noviembre se creó un fondo específicamente para apoyar las labores de destrucción del arsenal químico de Siria y la OPAQ ha pedido a los Estados partes que aporten contribuciones voluntarias para respaldar el mandato de la misión conjunta de la organización de La Haya y la ONU.

La OPAQ se ha encontrado en las últimas semanas con dificultades para organizar la destrucción de los químicos sirios, dado que ningún país ha aceptado por ahora hacerlo en su territorio.

Albania, que llegó a negociar con sus socios internacionales para hacerlo, terminó rechazando la propuesta a última hora.

Ante esa situación, la OPAQ tampoco descarta la posibilidad de llevar a cabo una parte de la destrucción a bordo de barcos