Sobre la misión de paz de la OTAN propuesta por Polonia, opinó que primero debe haber un alto el fuego y una retirada de las tropas rusas de Ucrania.

Bruselas.- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, reconoció este miércoles que la Alianza tiene una "responsabilidad" para asegurar que la guerra no se extiende más allá de Ucrania y admitió que el conflicto tendrá consecuencias "duraderas" para la seguridad de los aliados.

"La OTAN tiene una responsabilidad para asegurar que esta crisis no se intensifica más allá de Ucrania y esa es también la razón por la que hemos incrementado la presencia (militar) en la parte oriental de la Alianza", declaró Stoltenberg junto al secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, antes de la reunión de ministros de Defensa de la OTAN que se celebra hoy en Bruselas.

El político noruego señaló que la guerra es "devastadora para la población ucraniana y también cambiará nuestro entorno de seguridad".

"Tendrá consecuencias duraderas para nuestra seguridad para todos los aliados de la OTAN", recalcó.

No obstante, destacó que la Alianza ha respondido "de forma unida y rápida" y apuntó que los miembros de la organización transatlántica han impuesto "severas sanciones" a Rusia, proporcionan "apoyo significativo a Ucrania, militar, financiero y humanitario" y refuerzan su defensa colectiva.

"Cientos de miles de militares en alerta elevada, cientos de miles de militares estadounidenses en Europa y 40,000 soldados bajo comando directo de la OTAN, mayoritariamente en el flanco oriental de la Alianza, respaldados por fuerzas navales y aéreas", expuso, y añadió que no hay "otro mensaje más fuerte de unidad transatlántica que tener fuerzas de Norteamérica sirviendo en Europa".

Recordó que en la reunión de hoy "no solo abordarán las consecuencias inmediatas de la invasión rusa de Ucrania, sino también las consecuencias a más largo plazo, la adaptación a largo plazo de nuestra Alianza, cómo fortalecer más nuestra defensa y disuasión y eliminar cualquier espacio para los errores de cálculo o malentendidos en Moscú sobre nuestra disposición para proteger y defender a todos los aliados".

En efecto, los ministros esperan acordar evaluar el despliegue de más fuerzas y equipos preposicionados en el este de la Alianza. En la cita también participan los titulares de Finlandia, Suecia, Georgia y Ucrania, este último por videoconferencia.

Por su parte, el secretario de Defensa estadounidense señaló que se han podido tomar decisiones "muy rápidas" ante la crisis y aseguró que la presencia de Washington en la reunión en Bruselas "envía una señal al mundo de que seguimos unidos en nuestro apoyo a Ucrania".

"Ucrania tiene un Gobierno legítimo y soberano y apoyamos su capacidad de defenderse y seguiremos apoyándoles", aseveró, y reiteró el compromiso estadounidense con el artículo 5 de la OTAN, según el cual un ataque contra un miembro de la Alianza equivale a un ataque contra todos ellos.

Después de que el líder del gubernamental partido polaco Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczinsky, pidiera la creación de una "fuerza internacional de paz", posiblemente de la OTAN, para Ucrania, la ministra canadiense de Defensa, Anita Anand, dijo a su llegada que ese es "el tipo de cuestiones" que analizarán hoy, y aseguró estar a favor de una solución "pacífica y negociada" a la crisis, pero que tendrá que hablar con los aliados.

La titular neerlandesa, Kajsa Ollongren, consideró "muy importante" seguir proporcionando armas a Ucrania porque Kiev las pide y porque la antigua república soviética "tiene derecho a defenderse".

Sobre la misión de paz de la OTAN propuesta por Polonia, opinó que primero debe haber un alto el fuego y una retirada de las tropas rusas de Ucrania.

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, dijo que Londres sigue proporcionando armas a Ucrania y que llegan al frente, mientras que sobre la propuesta polaca de una misión de paz dijo que primero quiere ver los detalles de la iniciativa.

Su homólogo estonio, Kalle Laanet, expresó su apoyo a una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, opción que la OTAN ha descartado. Además, dijo que China "debe decidir dónde quiere estar, si en el este o en el oeste".

En cuanto a la misión de paz, afirmó que es "una de las posibilidades" y que se deben "mirar todas las posibilidades", pero agregó que la debería aprobar el Consejo de Seguridad de la ONU.