Miembros de la OTAN.

BRUSELAS.- El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, pidió hoy a los militares ucranianos que se mantengan neutrales en los enfrentamientos que vive el Gobierno de Kiev y los grupos de oposición.

"Los militares ucranianos no deberían de volverse contra el pueblo de Ucrania. Si eso ocurre, se producirán consecuencias severas y negativas para nuestra relación con las autoridades de Ucrania", advirtió Rasmussen en un comunicado.

El secretario general aliado deploró "el abusivo derramamiento de sangre en Ucrania" y urgió a las partes "a que paren la violencia de inmediato".

Durante esta jornada en Kiev siguieron los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los opositores, registrándose según datos oficiales ucranianos 67 muertos y más de un millar de heridos.

Rasmussen subrayó que "el Gobierno (ucraniano) tiene desde luego una responsabilidad especial en no hacer un uso excesivo de la fuerza y en mantener la neutralidad de las fuerzas armadas".

El líder aliado subrayó que "la única manera de avanzar es mediante un diálogo pacífico y encontrando soluciones de manera democrática".

Asimismo dio la bienvenida a "los esfuerzos internacionales que abren el camino hacia una solución pacífica y democrática".

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) alcanzaron hoy un acuerdo político para imponer sanciones a los responsables de la violencia y uso excesivo de la fuerza en Ucrania, consistentes en prohibir su entrada y congelar sus bienes en territorio comunitario.

También decidieron suspender las licencias para exportar a Ucrania "equipos que puedan ser utilizados para la represión interna" y reevaluar las licencias de exportación de tecnología y equipos militares, pero no pactaron un embargo de armas