REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Agentes de policía que respondían a un aviso de robo a mano armada en Columbus, Ohio, balearon y mataron el miércoles por la noche a un niño de 13 años que según dijeron sacó de su cintura un arma que después se determinó era una pistola de balines.

Los agentes habían recibido un aviso de robo a mano armada con varios sospechosos, indicó la policía. Cuanod llegaron al lugar, la víctima les dijo que un grupo de personas se le había acercado y exigido dinero. La víctima dijo que uno de ellos llevaba un arma.

Los agentes vieron a tres varones que encajaban con la descripción de los sospechosos y trataron de hablar con ellos, pero dos salieron corriendo, indicó la policía.

"Los agentes siguieron a los varones al callejón... e intentaron detenerlos cuando un sospechoso sacó un arma de su cinturón", dijo la policía en un comunicado el jueves de madrugada. "Un agente disparó y alcanzó al sospechoso varias veces".

El sospechoso, identificado más tarde como Tyree King, de 13 años, fue trasladado a un hospital infantil, donde murió.

El sospechoso que estaba con King fue identificado, entrevistado y liberado pendiente de más investigación. La policía dijo estar buscando a más personas.

Los agentes y el otro sospechoso no resultaron heridos.

Una investigación posterior determinó que el arma de King era una pistola de balines con una mira láser añadida, dijo la policía.