El establecimiento ha sido clausurado y se le han revocado las licencias para operar.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- La Policía sudafricana continúa investigando hoy las circunstancias de la muerte este fin de semana de 21 adolescentes en un bar en el sureste del país, la mayoría menores de edad, después de haber descartado la hipótesis inicial de que pudo tratarse de una estampida humana.

El Ministerio de Seguridad y la Policía sudafricana confirmaron que el total de víctimas asciende, por el momento, a 12 varones y 9 mujeres, la mayoría de ellos menores de 18 años y el más joven de unos 13 años.

El suceso ocurrió en un local de ocio conocido como Enyobeni Tavern, en la localidad de East London (sureste), durante la noche del sábado al domingo.

La Policía acudió al lugar tras haber recibido llamadas de alerta y encontró un total de 17 cuerpos sin vida en el local, además de un gran número de botellas de alcohol esparcidas por el lugar.

El resto de víctimas murieron en centros médicos cercanos o mientras eran trasladados.

Las primeras hipótesis apuntaban a una posible estampida, pero los investigadores descartaron ya esa teoría al no haber encontrado lesiones en los cadáveres que coincidan con esta posible causa.

"Como mujer de negocios no pensé que esto pudiera pasar. Mis disculpas a las familias afectadas. Dejemos que la Policía haga su trabajo", declaró Siyakhangela Ndevu, dueña del local, según publicó hoy la cadena de televisión pública SABC.

El establecimiento ha sido clausurado y se le han revocado las licencias para operar.

Los organismos encargados de controlar las compra y venta de alcohol en el país y en la provincia del Cabo Oriental han señalado que las culpas del suceso deben recaer sobre los responsables de la taberna y han avanzado que interpondrán cargos ante la Justicia.