El  oleaje generado por Grace se extenderá hacia el oeste desde Jamaica a las Islas Caimán, la costa sur de Cuba y la Península de Yucatán.

Miami.- Las bandas exteriores de Grace comenzaron este miércoles a azotar las islas Caimán con fuertes lluvias y vientos máximos de hasta 65 millas por hora (100 km/h), que van en aumento y pueden llegar a tener fuerza huracanada antes de que la tormenta tropical llegue a la península de Yucatán.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) de Estados Unidos indicó que, a las 08.00 horas (12.00 GMT), Grace estaba localizada a solo unas 20 millas (30 kilómetros) al sur-sureste de la isla Gran Caimán y a unas 405 millas (650 km) al este de Tulum, en México.

La tormenta se mueve en dirección oeste a 16 millas por hora (26 km/h) y se espera que esté cerca de la costa mexicana de Yucatán -también a partes de Guatemala y Belice- esta noche o a primera hora del jueves.

Se pronostica que Grace se convierta en un huracán esta noche, con algún fortalecimiento adicional antes de que el centro esté llegando al este de Yucatán.

El NHC emitió avisos de huracán para las islas Caimán y la parte mexicana de Yucatán, desde Cancún hasta Punta Herrero, incluido Cozumel.

Otras advertencias más suaves rigen para la zona desde el norte de Cancún hasta Campeche y desde el sur de Punta Herrero hasta Puerto Costa maya, en México, y para la costa sur de la provincia cubana de Pinar del Río, así como para la Isla de la Juventud.

Grace también va a producir precipitaciones en toda el área bajo aviso y hay riesgo de marejada ciclónica, con posible subida del nivel del mar hasta un máximo de 5 pies (1,50 metros), en las islas Caimán y en la zona donde toque tierra en Yicatán.

El  oleaje generado por Grace se extenderá hacia el oeste desde Jamaica a las Islas Caimán, la costa sur de Cuba y la Península de Yucatán.

En cuanto a Heri, la otra tormenta tropical activa en la cueca atlántica, se alejaba hoy de las islas Bermudas con un movimiento lento hacia el oeste y vientos máximos sostenidos de 65 millas por hora (100 kilómetros por hora) sin suponer amenaza para tierra.

No obstante, el NHC advirtió de que puede convertirse en un huracán en aguas abiertas del Atlántico el fin de semana y en el cono de trayectoria aparece cerca de la parte norte de la costa este de Estados Unidos y zonas de Canadá.