Dos bombas caseras fueron arrojadas al público minutos antes de que el líder progresista llegara al escenario, montado en la tradicional plaza de Cinelandia, en el centro de la ciudad.

Río de Janeiro.- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva enfatizó este jueves en Río de Janeiro en la necesidad de acabar con la violencia en el país, en un acto al aire libre en el que fueron lanzados dos explosivos de baja intensidad que intentaron sabotear el evento.

Dos bombas caseras fueron arrojadas al público minutos antes de que el líder progresista llegara al escenario, montado en la tradicional plaza de Cinelandia, en el centro de la ciudad. No se registraron heridos y una persona fue detenida por los hechos.

El exlíder sindical, favorito para ganar las elecciones presidenciales de octubre, realizó su primer acto en plaza pública desde que lanzó su candidatura a la presidencia por el Partido de los Trabajadores (PT), en medio de estrictas medidas de seguridad.

Esperado desde antes que cayera la tarde, Lula llegó poco después de las 19.00 hora local (22.00 GMT) acompañado por su compañero de fórmula y antiguo rival, Geraldo Alckmin, y por Marcelo Freixo, precandidato a la Gobernación de Río.

Con una guayabera blanca que ocultaba el chaleco antibalas que portaba, el exmandatario, recibido entre ovaciones por sus seguidores, no mencionó el incidente ocurrido en la plaza de Cinelandia, una de las más tradicionales de la ciudad y donde se levanta la Asamblea Legislativa de Río.

No obstante, en su discurso enfatizó en la necesidad de acabar con la violencia en Brasil y especialmente la que se viene dando en los últimos años en Río.

"Río es muy importante para Brasil y no puede quedar apareciendo en las páginas de los periódicos apenas por culpa de la violencia y las balas perdidas", aseguró.

Lula recordó que los más afectados con esa violencia en la ciudad son las personas "más pobres", que viven en las favelas, escenarios donde continuamente se registran operativos de la Policía que han resultado en masacres por los abusos de los uniformados.

"A este país le tienen que gustar los libros y no las armas, le tiene que gustar el amor y no el odio", agregó.

Durante su intervención, el exsindicalista aseguró que devolverá la imagen que perdió Brasil ante el mundo y su importancia como potencia económica y se despidió con parte de la frase que inmortalizó al Ché Guevara: "Hasta la victoria".

LANZAN BOMBAS CASERAS

Pese al estricto cerco de seguridad que blindó a la plaza Cinelandia con muros de latón para proteger al público, dos bombas caseras fueron lanzadas desde la parte de afuera.

Los artefactos explotaron en medio de los asistentes, minutos antes de que Lula llegara al evento, sin dejar heridos, salvo el susto que causó el estruendo y la incomodidad que dejó la humareda, que rápidamente fue dispersada.

De acuerdo con los organizadores del evento, la persona que lanzó los explosivos artesanales fue detenida por las autoridades.

No es la primera vez que sucede un incidentes de este tipo en eventos del exlíder sindical.

A mediados de junio en Minas Gerais, un dron lanzó un líquido fétido sobre seguidores que esperaban a Lula en los alrededores de Centro Universitario do Triângulo (Unitri), donde el exmandatario se iba a reunir con el exalcalde Alexandre Kalil.