ACNUR cifra en más de 3,5 millones a los ucranianos que han huido de su país por la invasión rusa.

ESPAÑA.- La situación de los millones de ucranianos que han cruzado las fronteras de su país huyendo de la guerra es cada vez más grave y precaria, según la organización no gubernamental Acción contra el Hambre, que vaticina que "lo peor está por llegar”.

“Ahora vemos gente que viene directamente de las zonas de conflicto y que está muy necesitada por su sufrimiento físico y psíquico. Son refugiados que han huido con lo puesto” aseguró hoy en un comunicado Olivier Longué, director general de Acción contra el Hambre sobre estos ucranianos, que ACNUR cifra ya en más de 3,5 millones.

La mayoría de los refugiados han llegado a países que comparten frontera con Ucrania: cerca de 2,1 millones de ellos han viajado a Polonia, 543.000 a Rumanía y 367.000 a Moldavia.

“Estamos trabajando con los municipios de las zonas fronterizas para entregar ayuda directa a familias de acogida y refugiados en términos de protección de higiene”, explicó Janire Zulaika, coordinadora del equipo de emergencias de Acción contra el Hambre.

El personal de esta organización humanitaria, además de ofrecer kits de higiene y comida, también ofrece asistencia técnica y asesoramiento a los países a los que están llegando los refugiados.

Acción contra el Hambre también trabaja sobre el terreno en Ucrania a través del envío de provisiones y suministros a la ciudad portuaria de Odesa, situada a 60 kilómetros de la frontera con Moldavia.

Pese a toda la ayuda enviada, Longué se mostró pesimista sobre la situación de los refugiados: “Mi convicción es que lo peor está por llegar”, dijo.

“Los refugiados que llegan ahora no saben dónde ir. Quieren quedarse cerca porque han dejado familiares en Ucrania y porque no tienen recursos, ni lingüísticos ni económicos, para emprender una nueva vida”, destacó el director general de la ONG.