El alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan, dijo que en sus conversaciones con Patel ambos habían coincidido en que "la gravedad de la situación requería nada menos que una investigación apropiada".

Mánchester (R.Unido).- El Gobierno británico anunció este martes una investigación independiente que debe arrojar luz sobre las disfunciones dentro de la Policía que permitieron que un agente secuestrase, violase y asesinase a la joven Sarah Everard, en un crimen que ha conmocionado al país.

Después de semanas de presión para que las autoridades indaguen a fondo sobre los errores internos dentro de las fuerzas de seguridad, la ministra del Interior, Priti Patel, realizó el esperado anuncio ante los militantes del Partido Conservador en su congreso anual, que se celebra estos días en Mánchester (norte).

"Puedo confirmar hoy que habrá una investigación para tener la supervisión necesaria y garantizar que algo así nunca se repite", dijo Patel.

La ministra señaló que los ciudadanos "tienen derecho a conocer qué fallos sistémicos permitieron que siguiese trabajando como oficial de policía", pese a que hasta entre sus propios compañeros Couzens era conocido antes del crimen como "El Violador".

Couzens, de 48 años, fue condenado el pasado 30 de septiembre a cadena perpetua no revisable por el rapto, la violación y el asesinato de Everard, una joven de 33 años a la que secuestró cuando ésta se dirigía a su casa en el sur de Londres utilizando su identidad y equipamiento de policía.

La investigación, según detalló posteriormente Interior se compondrá de una primera parte en la que se examinará el comportamiento previo del asesino y otra en la que se examinarán de forma más amplia los procesos de control y supervisión en el seno de la policía.

Según el diario "The Guardian", la ministra ha pedido que los primeros resultados lleguen antes del final de año.

El alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan, dijo que en sus conversaciones con Patel ambos habían coincidido en que "la gravedad de la situación requería nada menos que una investigación apropiada".

En un comunicado, reconoció que la confianza de la ciudadanía en el cuerpo de policía se ha "erosionado", por lo que "no debe quedar piedra sin levantar" para que los fallos que llevaron al asesinato de Everard no vuelvan a suceder.