Mientras, los hombres entrevistados "no asumen su responsabilidad personal": tan solo un 12 % admiten presionar a sus parejas para mantener relaciones sexuales y un 10 % dudan sobre si tenían el consentimiento de su pareja.

PARÍS.- La situación del sexismo en Francia es "alarmante", según refleja el Barómetro de Sexismo de 2023, un informe realizado por el Alto Consejo por la Igualdad (HCE, por sus siglas en francés) que recoge las percepciones de 2.500 franceses mayores de 15 años sobre las desigualdades entre hombres y mujeres.

En el estudio, el 93 % de los franceses constatan que las mujeres y los hombres no reciben un trato igualitario en al menos una de las esferas de la sociedad (trabajo, espacio público, familia, etc.), mientras un 80 % de ellas sienten haber sido peor tratadas por su sexo (frente a un 37 % de los hombres).

En su mayoría, las mujeres declaran situaciones de "sexismo cotidiano", entendido como actos vistos como banales e inofensivos pero que tienen efectos negativos sobre las mujeres: se destacan las bromas sexistas (57 % de las mujeres), un desequilibrio en el reparto de las tareas del hogar (41 %) o el "mansplaining", cuando un hombre explica de forma condescendiente a una mujer algo que ya sabe (38 %).

"Hay que comprender que el sexismo cotidiano conduce desgraciadamente al sexismo más violento. Perdura y aparece todavía más fuerte entre los 25-34 años", reflexionó este lunes la presidenta del HCE, Sylvie Pierre-Brossolette, en la radio pública francesa.

En este sentido, un 37 % de las mujeres encuestadas afirman haber vivido una relación sexual no consentida, mayoritariamente por insistencia de su pareja (33 %), un 14 % declaran haber sido agredidas sexualmente o violadas (22 % entre las mujeres de 18 a 24 años) y un 15 % dicen haber sido pegadas por su pareja o expareja (20 % entre las mujeres de 50-64 años).

Estas respuestas se corroboran con el aumento neto de las víctimas de violencias sexistas y sexuales según las últimas cifras oficiales, que reflejan una subida del 20 % de los feminicidios conyugales en 2021 respecto al año anterior, con 122 mujeres asesinadas; así como un mayor número de víctimas de abusos sexuales fuera de la pareja, que en 2021 se situaban en 72.000 según la policía (un 23 % superior al 2019).

LOS HOMBRES "NO ASUMEN SU RESPONSABILIDAD"

Mientras, los hombres entrevistados "no asumen su responsabilidad personal": tan solo un 12 % admiten presionar a sus parejas para mantener relaciones sexuales y un 10 % dudan sobre si tenían el consentimiento de su pareja.

De hecho, un 33 % de los varones piensan que el feminismo amenaza el papel de los hombres en la sociedad y un 29 % estima que los hombres están perdiendo su poder.

El estudio del HCE encuadra estas respuestas dentro del fenómeno "backlash", término sociológico para definir la respuesta negativa de un grupo de personas en contra de algo que ha ganado popularidad, en este caso manifestado por conductas antifeministas que proliferan sobre todo en las redes sociales.

El informe refleja una "profunda" falta de confianza en las instituciones públicas para prevenir y luchar contra la violencia sexista, entre las cuales el Gobierno se lleva la peor nota pues tan solo un 30 % de los encuestados lo identifica como actor de confianza.

El HCE propone un plan de urgencia con diez recomendaciones, como aumentar los medios financieros y humanos de la justicia o hacer obligatoria la formación contra el sexismo, o prohibir la publicidad de juguetes clasificados por género.